Mis libros / C. López Dzur
TuWeb
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Mis aficiones
Mis libros / C. López Dzur
Álbum de Fotos
carlosdzur1998: Mi curriculum
Mis enlaces
El viene de un monte verde
Tantralia
De ANTI-MANUAL PARA MICROEMPRESARIOS
Cuentos de mis libros
Análisis de mundo / Bitácora de C. López Dzur
Poemarios en la red
Profecía del que espera en vano
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
El nuevo libro de Newt
Presentan 'Canto al hermetismo' de López Dzur
Huertos / Siembra de la haba y el achiote
Huerto / El Maíz y siembra de eucalipto
Huerto / Siembra de la calabaza y del frijol
La oscura historia de la experimentación médica
El intelecto cósmico
Beneficio de los árboles
carlosdzur1998: Tres árboles boricuas
El animal-hombre / Cuento
Piratas judíos en el Caribe / Reseña de libro de E. Kritzler
Del poemario HOSTOSIANAS
A Walt Whitman
Un adolescente cualquiera
Del poemario YO SOY LA MUERTE
Sobre el libro LA ZONA DE EMERGENCIA
Carlancas / Aforismos / Folclor
Los niños fumigados de a soja
TRECE MONOGRAFíAS / Historia Pepiniana
Un Historiador con Trascendencia
La sonrisa del siglo XXI / EN TORNO AL PERIODISMO
Función del hipotálamo y la agresividad
La hiena como asesino
La Ley de la Mordaza en Puerto Rico
Primer poeta y el periodista pionero en Borinquén
Aprendizaje del Cashrut y el Shejitá / Poema ecologico
Proceso de concentración del ingreso sin precedentes
El ladrón raptador
La víctima dormida / CUENTO
Lo incompatible / POEMA
Cuento: El hombre que enamoraba las hormigas
Mi pueblito en su épica histórica inicial (1)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (2)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (3)
Los poderes interventores / poemario
Economía subterránea prevalece en Puerto Rico
Extranjerización de la tierra
Meditaciones sádicas / al Marquis de Sade (1740 - 1814)
Consignas políticas para tiempos de crisis
La pubertad de la palabra
Yo soy la Nube Roja
Ética a Nicómaco o alguna sapiencia que tenga el corazón: López Dzur
TLANIHUIC / EXISTO
Amonestación a Gilles de Rais
EN ESTA MISMA ISLA
El Señor de los vientos / ECOLOGíA
Te lloro, Princesa
Energía renovable y de sustento
A Dafnis, inventor de la poesía bucólica
El arte permite brotar a la verdad
LA MADRE VERDADERA / LAMIA / ETNOCIDIO
Excluídos del abrazo
Desde la bárbara Troya
La sustentabilidad y sus contextos: C. López Dzur
Encontrar un interlocutor
Defiende tu pozo / Ecología
Bitácora de Carlos López Dzur: Nemoroso y la memoria de Elisa
La protección de las bestias del campo
Memorias de la caverna / Frags. poemario
La deconstrucción del modelo protagónico hegeliano
Lección de economía de un delincuente
Crisis alimentaria (2007-2008) e inestabilidad
Soberanía alimentaria: Un Nuevo concepto
Poetas Invitados a mi Website: Fanny Jaretón
Venga quien canta
A Astarté, diosa del Amor
Genocidio y despoblamiento de América
El sentido de comunidad
El feminicidio como patrón en la historia
La mística tántrica: Textos lopezurianos
Foro: De la Guerra: ¿sabía Ud.? / Palestina / López Dzur
Dzur: Del libro «La revolución profunda»
ENLACES INTERESANTES / DZUR / 1
Anexión de California, 1846
Poetas Invitados a mi Website: César Vallejo
Escuelas Libres, Extinción y genocidio
Bitacora comunitaria de Carlos López Dzur
Mi amigo Baudelaire
¿Qué realmente sabe de la corrupción en Puerto Rico?
De Teoría de la sustentabilidad
Escríbanos / Cartas / Enlaces / Amigos
ENLACES DE AMIGOS
Del libro Teth, mi serpiente
Ecología y sustentabilidad: Credos y Principios
Irak, neo-colonia de los EE.UU., al costo de 1.3 millones de civiles muertos
Cómo se templa el espíritu para la Revolución
Presentimiento / cuento
Narcotráfico e imperialismo
Por qué condeno el sionismo de Israel
Poeta Invitado: Rubén Darío
Biografías de Educadores pepinianos: Proyecto de Investigación
Seis compañías judías poseen 96% de los Medios del Mundo
Por qué creo en el socialismo autogestionario
En el Bicentenario de la Independencia Mexicana
Diez razones para dejar la CocaCola
Deseo, sexo, alma y mitología
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Los EE.UU. e Israel
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Librepensamiento y comunidad
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
«Sin comunidad no hay moralidad»: Tonnies
Poeta Invitado: Charles Baudelaire
Datos sobre el terrorismo en Puerto Rico
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
De Estéticas mostrencas y vitales
Carlos López Dzur / Foro Comunitario
Teoría de la sustentabilidad / Carlos López Dzur
Ecología y sustentabilidad: Enlaces y Teorías
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
El proceso femenino / Poemario / Carlos López Dzur
El proceso femenino / CONT.
El proceso femenino / CONT. / 3
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Diálogo con Shiva en invierno (O meditación de Navidad)
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Amor a la vida
Poetas Invitados a mi Website: Beatriz Ojeda
Foro Comunitario: Propuesta: Cien mil empleos productivos...
Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas
LA NADA Y LA POESIA
El capitalismo enfermo
Y LOS BOSQUES SE SECAN
Folclor y mitología zorruna
Mi música / Carlos López Dzur / Bitácora
Sobre la amistad
En días de enfermedad y convalescencia
Mis libros y autores favoritos
Foro Comunitario: Remembranza del ex-diplomático y ex-gobernador
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Foro de cuentos: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poesía: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de eco-poemas: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poemas: Evocación de Orfeo / Galeón
Foro Ambiental: Ideología del Movimiento Ecologista
Index / Artículos de C. López Dzur
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar
Poeta Invitado a mi Website: Jaime Sabines
Organum: Poemas para ecosembradores
Organum: Poemas para ecosembradores / cont.
Organum: Poemas para ecosembradores / 3
La queja de Eros
Las llamas del Ser / De «La Revolución profunda»
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Puerto Rico: Proyecto Constitucional de Reforma
Pasión y muerte del Agua
Reflexiones sobre la devastación / Foro de Cuentos
carlosdzur1998: Las cuentas claras del capitalismo en USA
Santidad de la Luna / Carlos López Dzur
Foro Comunitario: Estadísticas concernientes a la prostitución
A Antonio José de Sucre (1795-1830)
A MIS HIJOS DE OTOñO / Carlos López Dzur
Para hablar sobre la libertad con Gabi / Carlos López Dzur
VOMENASAL O LA VIDA COMO UN PUGILATO
Canto a la Libertad / CARLOS LOPEZ DZUR
DE LA ZONAS DEL CARACTER / Los niños
TODOS SOMOS INMIGRANTES / Carlos López Dzur
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Esbozo de declaración poético-ambientalista
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Poetas Invitados a mi Website: Ana Romano
Sesiones / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 1 del Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 2 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 3 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 4 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Entrevistas interesantes
Mi currículum antisofista
La ley de la selva en la estatalidad moderna
La puntera / Sociología de los Delitos
Carlos López Dzur / Me voy a parar encima de tu cabeza
Carlos López Dzur / Poemas al Padre Sol / El dragón de las Tinieblas
CANTO AL AGUA OXIGENEDA / ECO Y DISONANCIA
Entrevista a Robert Faurisson / por Mourad Ouabass
Huertos: Las Hierbas contra la Depresión
Lo amenazante / Las cosas más feas / Bitácora de Carlos López Dzur
KETUVIM / ESCRITOS / POEMAS DE LOPEZ DZUR
Colaboraciones interesantes: Bitácora / López Dzur
Libro: Estado de alerta y esperanza: Carlos López Dzur
Dzur: Proyecto Fortune, Gente del 10 porciento, Cuando el fraude fue de $300 billones
O'Higgins ¿Bisexual? / El Padre de la patria
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED?
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED? / MATRIARCADO
DZUR / INDICE / BOLIVAR Y YO / A HUGO CHAVEZ
carlosdzur1998: La brutalidad policial en Anaheim desata la furia
DZUR / INDICE / NOTA / sobre Estado de Alerta y esperanza
Huerto: Soja de Monsanto y sus efectos adversos
DZUR / Textos sueltos / Estado de Alerta y esperanza
Victor López Nieves: poeta de SS del Pepino / PR
Cuentos sediciosos y bolivarianos / López Dzur
DEL ALMA BORICUA / CARLOS LOPEZ DZUR
BENDICION DE LA ZORREADA / LOPEZ DZUR
ESTADO DE ALERTA Y ESPERANZA / Indice
Los 25 poemarios de Carlos López Dzur
15 Libros de Narrativa de López Dzur
Huertos: SAUCE (Criollo o Colorado; Bardaguera)
Huerto: EL CULTIVO DE YUCA (Manihot sculenta)
Huerto: La sábila o alóe vera, propiedades medicinales
Remedios populares para curar cataratas del ojo
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar (1)
Cuento: LA LEY DE LA PISTOLA Y EL GOBIERNO «PARA SIEMPRE»
Cuento: LA PESADILLA DE TANTON
Cuento: EL PERMISO
Cuento: EL NIETO Y EL MECHON DE PELO
INDICE: Cuentos sediciosos y bolivarianos
Cuento: EL DIA UNO
Cuento: LA CRUZ PARLANTE
Cuento: TESTIMONIO SOBRE INSECTOS Y GUSANOS
Comparative Statistics On Crime / International
Esto tambien es Israel
 
Mis libros / C. López Dzur

Foto

Ver
INDICE / ARCHIVOS / ENLACES
Ver
A Dafnis, inventor de la poesía bucólica
Ver
Pasos cruciales hacia el balance ecológico: Ideas del Dr. David Korten
Ver
Declaración de principios
imagen
Ver
Anti-manual para micro-empresarios
*
Antimanual para microempresarios es, sobre todo, un libro que revela la presencia constante de características de la poesía lopezuriana: ironía cuando apropia la voz del dominador, moral didáctica, influenciada por Eugenio María de Hostos, versolibrismo de aire martiano y la épica whitmaniniana y estructuras discursivas que se nutren de fuentes diversas desde el mitologismo taíno, historicismo y el ensayo de análisis económico. Poesía ecléctica en la semejanza de un curso de emprendimientos para pequeños empresarios o candidatos a despabilarse por el camino de su rompimiento con la dependencia de los esquemas trillados.

* * *

Sobre la obra y s autor se ha dicho:

«Carlos López Dzur es un poeta de altura, rabiosamente lírico, hábil méiker de poesías profundamente filosóficas. La verdad sea dicha, su poesía no es como suele en estos días concebirse: una distracción de la estética, ni género bárbaro, ni tampoco infantil… Poesía razonadora pero también imaginativa. López Dzur no pierde su tiempo en temitas pinchis, es decir, en mengambreas pueriles e insignificantes. El arte se impone en función de la conciencia. : Ektor Henrique Martínez, profesor de Literatura en la Universidad de Baja California (México)

«Mente profunda, compromiso atado. piensas y escribes con sal de los océanos
Y en la cresta de sus olas le grabas tus dolores encorvados.. Escribes impaciente, sudorosamente… Sí, tu mente es profunda como la Trinchera que está al norte de la ciudad amurallada… Escribir para ti no es un juego es un compromiso muy serio»: Arturo Cardona Mattei, escritor y poeta cagüeño.

«Admiro que tenga una conciencia tan clara en cuanto a la finalidad de la poesía en un momento que muchos la usan para limpiarse en trasero de manera metafísica. Infiero que eres joven y que te aguarda un gran trecho de éxito por delante, porque tienes coraje y fuerza expresiva en lo que escribes, pero sobre todo sabes ir al lado donde los tiempos demandan que vayas... Haces un excelente recorrido por conceptos y tópicos tan interesantes y para algunos desconocidos. Eso es lo importante de quienes dominan la información y saben comer de otras manos, que no son las oficialmente correctas... Felicidades poeta del hombre para el hombre»: Daniel Montoly, poeta y crítico dominicano.

[Carlos López Dzur] ¿Aquel muchacho iluminado, el escritor misterioso de La Gotera (revista universitaria) el que creíamos que no existía?… sí existía …Siempre recuerdo tu pasión por lo que hacías, tu entusisasmo contagiante, de los que, por lo que veo, mejor dicho, por lo que leo, no has perdido un ápice»: Arq. Federico Freytes Mont, activista cultural puertorriqueño

«Me sorprende tu forma de escribir, de momento leo Heideggerianas. Tú quieres mis impresiones, te digo que tu capacidad de creación mezclada con realismo y magia es impresionante»: Monik Matchornicova, poeta ruso-peruana, residente en Austria

«Sigo creyendo en el libro por encima de la transparencia de la red y me asombra que poetas como tú, Net Carlo, Rubén Moreira, Néstor Barreto, Ché Meléndes, desprecien o sean apáticos con estos medios. Pero mientras yo leo (leo lentísimo y mal) quisiera hacerte algunas preguntasL ¿Por qué no tratas de sacar tu poesía por la editorial de la UPR, o por el Instituto de Cultura, por México, por España, etc.? ... Carlos: No me canso ni me cansaré de hablarles de tu trabajo a la gente. Tu torrente es espantoso y tu sagacidad es inmensa... Tu amigo, Yván Silén», poeta puertorriqueño

«He vuelto a leer tus poemas, corregidos, segùn dices, y he quedado encantado con ellos. grandioso poeta. Quedè gratamente sorprendido por tu pensamiento grandioso sobre el arte cuando leì la entrevista; luego tu poesìa. Me parece de suma importancia lo que piensas, planteas, y reflexionas sobre el arte»: Alarico Vásquez, poeta
EL CORAZóN DEL MONSTRUO
ALARICO VASQUEZ
* * *
imagen
MAS LIBROS
Ver
Las zonas del carácter
Ver
Teoría de la sustentabilidad
Ver
Epica
Ver
Tipos folclóricos
Ver
Tantralia: Ver comentario
Ver
Nota / Libro de la guerra
Ver
Libro de la Guerra / 1
Ver
Parte 2
Nuevo enlace
Selecciones / El Libro de la Guerra
Ver
Teth mi serpiente
Ver
Berkeley y yo: Indice
De LOPEZ DZUR
Sidur: Libro de Oraciones
*
Ver
El proceso femenino / 1
Ver
Cuaderno de amor a Haití / Indice
Hostosianas
Ver
El zorro y sus carlancas
imagen
Del libro Teth mi serpiente
Ver
Teth mi serpiente
Ver
Mis libros y autores favoritos
Ver
Berkeley y yo / indice
Teléfono:
*
A MOISES / Vermfrendungseffekt

... a Moisés, «salvado de las aguas»

1.

Siempre, aunque lo callé, supe
que una mentira flotó, que me largó de cierta tierra
que contuvo raíz y no era exilio y su amor
me pertenecía, me separó porque se inventaría
el espejo donde mi imagen no se toca
con el amor anhelado ni por quienes desean hacerlo.

Se interpuso un dualismo y yo lo siento
como distancia, como empujón brusco
que me puso en otro lado, al fondo de la fila,
en la hilera de quienes aparentemente
llegaron tarde, no sienten las premuras
por apáticos sociales, mediocres, inhábiles,
rivales de la sed de los curiosos
y el reino de los buscadores.

Todo el insulto del primero
hasta el penúltimo en la cola es para uno.
Así se funda el distanciamiento,
la alienación, este efecto desfamiliarizante.
Sospechan que uno no es de ese grupo
al que llegó. Y la historia es simple
tarde o temprano se sabe y te puyan con lanzas.

Agarraron una cesta de mimbre.
Te echaron a un río como si éste fuese
al estercolero que va hasta la muerte
y a ver qué sucede contigo.

2.

Entonces, se juntan en corrillo a especular
en torno a lo que se esparce, rumores
de vida de un bebé hacia el río.
Que ya has muerto.
Que tu madre confesó su delito.
Que no mataría lo que parió en la noche...
pero 'te mató' de algún modo
con su distanciamiento.
Que en el fondo te quería,
pero te mató, que buscó una o más alternativas
donde no parecía que había ninguna,
pero te mató, que malrayo parta a las matricidas,
que son madre de todos los efectos alienantes,
que ella te mató, y mira: ahora por qué
eres el último en la fila,
con miedo de hablar porque te sale
los nervios del dolor, te arrancaron
de un espejo y estás adeudado con lengua
que calla, tartamudeante, opaco y distante
ante el lugar que era tuyo, el más íntimo,
el más familiar, el que nunca te habría dicho
(por sólo ser judezno) que eres bastardo,
tu vida, error y accidente, casuística de azar.

A la cola, entonces, Moisés: al último recurso
para darte presencia
ya que no puedes ser ek primero
en un lugar ajeno que no es tuyo,
porque ella te mató...

... Y no supo cómo reunió las fuerzas,
él, Moisés el desfamiliarizado,
sangre judía de esclavos, él,
el cruzador de río,
desperdicio navegante
tapado en la cesta de naufragio.

... él reunió las fuerzas y avanzó a desmentirlos,
cansado de oír, ella (su madre) lo mató...
No. No. No mató a nadie.

Está vivo. «Yo estoy vivo».
Está en la ignota sombra del rincón
pero está vivo, carajo, nadie lo mató
si otrara le subieron a una cesta salvadora
y lo cubrieron con un paño de cotín
embadurnada de brea y barro
para que no sienta frío.
Y se fue y se puso en el primer lugar
de la fila y dio el discurso de su salvación.

3.

Oh, gente en fila, largamente suplicando algo,
yo soy el salvado de las aguas.
y ha de ser mi madre Iojebed
y mi padre un levita hebreo Amram,
al que también apodan Iekutiel
y él me mantuvo escondido durante tres meses.
Me dieron tres meses de amor,
ahora lo sé,
no me ha matado nadie.

Si mi madre me hubiera dado a los soldados,
sí que me habría matado y no sería
mi nombre: «salvado de las aguas».

Gracias daré a Batía, hija del faraón.
Ella me halló en una canasta a la deriva
en el Nilo; allá me crió como suyo,
mamá, gracias, mamá Baría...
visitaré otra madre, profunda,
saldré del espejo, pero te quiero Batía.

Batía no sabe que su padre me sacó de mí,
me puso en laberinto, desfiguró
mi vida, me hizo un espejismo
de la muerte. El es quien manda a matar
a los judíos; él es quien del Nilo fluyente
forma un estercolero hacia la muerte.

Pero voy a dar gracias a su hija
y saldré de Egipto, con ustedes, sí,
con todos los que están en esta fila
para que les quiten un grillete
o les pongan otro
porque son siervos en espera, en súplica,
en paciencia, en esta anonimia
del dime y el direte,
acusando a quien no saben.

No me mató nadie. Estoy vivo
y mi madre me dio a lactar de sus pechos
durante tres meses
y me escondió de los infanticidas
y me metió en una canasta
cubriéndome con un paño de cotín
embadurnado con brea y barro
para que no sienta frío.


De «Teth, mi serpiente» / CARLOS LOPEZ DZUR

[* Vermfrendungseffekt: el más recurso ideado en el Teatro de Brecht. El término alemán significa «efecto alineación»].
imagen
*
A los fugitivos / migrantes /
de Mulek

Correlones de Mulek,
sufrientes huestes del último rey
de Judá, los nefitaré en la Banda de Sarah,
me serán saremios de Zara (es) mía.
Y dirán Sara me zara, en regocijos de sarabanda.

Los traeré al Occidente, con plumas
en la cabeza y desnudos, y olvidarán las babilonias
del baboso y que fueron hijos de la Sed
y las tragedias, ciegos ojos
y boca amarga de Sedequías.

Mulequitas, muletas quitaré de sus bocas
para que caminen con lenguaje de ritmo
y sea mi canto en sus oídos. Canturréen,
pegostes de sorda algarabía, lloriqueos residuales
de la Desobediencia.

En la Banda de Sarah,
les hallaré cobijo, entre indígenas
de América les ubico para que no vuelvan a decir
que no existe Jerusalén terrena
y que Mulek ha desaparecido para siempre.

Entre nefitas les pondré sobre sus pies
con danza nueva y ellos lavarán sus oídos
y limpiarán sus bocas que hoy maldicen
y en la Banda de Sarah fundarán Zara E-mla,
la capital de mi Verbo y mis canciones,
el cumpliemiento de mi mandamiento

Y ésto será la esencia: «Donde te envío,
mi bendición es contigo; aislado no estás, mulequita,
ni en el tiempo ni en el espacio».

«Mi chispito de luz eres en el Universo,
mi oruga de dolor, zarabanda es de mi alegría.
No sufras. Sólo obedece y no seas
como aquel Sedequías que sufrió en vano
porque orejas de burro tuvo siendo rey
entre mortales, enseñó «pudo ser de otra manera»
y mi Señor / Adonai / me ha desamparado.

Te nefitaré y seguirás los preceptos que te doy
en América, con el indio simple y desnudo.
No hay casualidad: Recibe al que te da compañía..
Es mi anfitrión bueno.

Al nefita lo mandé con el muleque
y en la Banda de Sarah te circulo,
interactúa con sus tambores, aprende su lenguaje
y avanza en cada situación en que estés entre ellos
y te darán amor, mulekita.

Lo que suceda es lo que yo quiero, lo que tenía que suceder
para que me obedezcas, porque yo soy el Isvara
del Círculo Infinito, Maestro de la Banda,
y dirijo la murga, y manifiesto el comienzo
del Comienzo Oportuno.

Este es el rumbo, huestes de Mulek.
Los nefitaré en la Banda de Sarah,
me serán saremios, murga y murtina de Isvara
y dirán Sara me zara y es mía la sarabanda.

16-07-2000 / Del libro Teth mi serpiente

*
[Este poema se basa en el concepto del hinduísmo que explca que «Ishvara (del sánscrito, Isvara, o el malayo «Iswara») es el Supremo controlador, señor o posedor del poder. Las enseñanzas de El Vedanta ven a Isvara la causa eficiente, pero no material del Universo. «isvara-murtina» la manifestación del Señor es el equivalente de Adonai, uno de los nombres de los israelitas para el fenómeno de que no hay casualidad y sí orden organizado en el Cosmos, donde lo que sucede «es la única cosa que podía haber sucedido».

Lo filósofico del poema es éso; lo demás es juego rítmico del lenguaje, insinuando el hecho histórico (probable) de que Mulek, único hijo sobreviviente del último rey de Judá (Sedequías) se escapó y vino a Norteamérica, con la ayuda de los nefitas, civilización con que se asimilaron y marcharon a Occidente. Se especula que estas dos tribus fueron los primeros judíos en América... «Zarabanda», «sarabanda», tipo de danza, influenciada por negros e indígenas nativoamericanos; «muleque» (aplicado a los africanos), esclavo, hijo de esclavo menor de seis años; «mulekitas», descendientes de Mulek, hijo del Rey Sedequías, esclavizado por Nabucodonosor; «Zarahemia»: capital de la civilización fundada por la fusión de las tribus semitas mulekitas y nefitas.

El poema se puede leer como un Canto a la Diversidad Etnica, el nacimiento ditirambico de las Danzas Rituales o la profecía mormona del evangelio traido a América / por la migración de mulekitas y nefitas; para mí, es una mantralización multicultural sobre Isvara / el Controlador cósmico}.
Nuevo enlace
EL ZORRO Y SUS CARLANCAS

*
*
Ver
Tikkum-o-Tzadik
imagen
carloscald.lopez4@gmail.com

YO SOY LA MUERTE / POEMARIO
Ver
YO SOY LA MUERTE

«Carlos López Dzur me dejó con ganas de conocerlo más. De comprender los motivos que le mueven para tomar la palabra y decirnos todas esas cosas... Emocionada me pregunté si pertenece a una nueva escuela, o a una escuela antiquísima y pasada de moda que deja el discurso para decir con voz propia lo que le provoca este mundo cimentado sobre la tierra. Pensé que diestro había leído viejos manuales izquierdos, o que provenía de antiguas batallas donde prevaleció el dolor por el otro a causa de no querer mirar el propio. Entonces en su gran amor y la apasionada toma de la mano de su Madre / Tierra / enamoró a los hombres y a las mujeres y me sedujo a escribirle para preguntárselo»: Livia Diaz, escritora y poeta mexicana

«Sé que, para tí, todo es importante y, más todavía, que tus libros son de lo mejor que llena el espíritu al leerlos. Responden como uno espera del dominio de un escritor sumamente talentoso y bien equipado»: Dr. Joaquín Torres Feliciano, poeta puertorriqueño.



EPICA DE SAN SEBASTIAN DEL PEPINO
Prólogo Rachell E. López / Editora
Carlos López Dzur nace entre los pepinos, en un 'pueblo en sombras', pero con esencias muy puras y escondidas (Puerto Rico). Se educó en la UPR y en universidades estadounidenses. Es filósofo-zorro, trazable en la Generación del Setenta. Autor de más de una veintena de libros, investigación, narrativa y poesía, casi todos inéditos. O compartidos parcialmente en sus blogueras. «Es mi espíritu de patria un pez ígneo. Rostro limpio y fugitivo. Y su voz, ondas de mis ríos, lo extenso, poema lícuo, «padre de lo físico, vientre primario». (cf. El invocador zorruno, Parte Uno), dice. Reside en Orange County, California.

Nota de la revista HOLA / Puerto Rico
En el primero de los más de 80 poemas, así como en el título general del libro «Epica de San Sebastián del Pepino», Carlos López Dzur define lo que ha de ser este poemario, esfuerzo en narrar una 'épica identitaria', el nacimiento de la comunidad pepiniana. Para él, el nacimiento de un pueblo como fue, 'Pepino' / 'Pepinito' / 'Las Vegas del Pepino', oficialmente inscrito con la Advocación de San Sebastián del Pepino en 1752, es asunto de épica.

«Contrario al nacimiento de un individuo, que puede que sea de regocijo por el amor que inspira en sus progenitores, así consumado acto de lirismo o que puede, en su defecto, darse como tragedia si el niño es mal querido, o nació con todos los defectos posibles y para condiciones adversas, el nacimiento de un pueblo refiere a la aventura de consensos. Es hazaña que no se pintará trágica. Su proceso es planificado. Fundar un pueblo une voluntades. incentiva un colectivo y esa fundación se canta como epopeya. Es momento en la historia para lo épico», había dicho López Dzur al explicar otro libro sobre su pueblo natal, que es el complmento en prosa de éste [«El Pueblo en Sombras»].

Estos libros han estado inéditos en papal por años. Son trabajos literarios que constituyen los aportes de creación e investigación más antiguos en la obra del escritor. La mayor parte de los poemas en este poemario no están fechados; pero, es obvio que comenzaron a circular desde 1996. Unos de los textos más antiguos de la colección son «Don Narciso Rabell y los idealistas pioneros», compuesto en 1987 y «Era la mejor de todas», dedicado a Marcianita Echeandía Font Font (1885-1968), en la misma fecha.

«Aquí hay poemas anteriores al año 2006 y otros que escribí hace 30 años, como uno a Don Mayito, el Zapatero, escrito en julio de1980. Mas, cuando fecho un poema, es por razón de identificar etapas. Por ejemplo, en el decenio del '80, estuve muy entregado al estudio de personajes que son tipificados como pintorescos o pueblerinos, sea gente urbana o de campo», explica López.

La metáfora de un Niño, en distintas etapas de crecimiento, es utilizada por López Dzur. «Ahora serás / Pepinito / Pepino / Pepinote / y a buscar tu adolescencia». A buen y determinado tiempo, el Pueblo será ese Niño que no sólo es «niño-viejo», tonto y caprichoso, sino «niño-anciano». Ancianidad epocal, esencial más que milenaria y cronológica. La identidad mentada en el primer poema tiene que ver con procesos hacia la maduración, la integración y la vejez. A la sabiduría y logros es lo que contextualiza como experiencia por vejez. «No creo en pueblos iluminados, que aprenden rápido y sin escollos. Esto se da, por excepción, con los individuos; pero, en las naciones y las comunidades, hay fuerzas externas para romper los consensos. La épica implica lucha, agoniar colectivamente», advierte el pota.

La voz narrativa, fidedigna, es compasiva y paternal a veces:

Sé que él sufre, que perdió la memoria
como un viejo de más de dos centurias,
pero es mi viejo bueno de los siglos
(y noble cuando quiere y tonto)
y, con sus defectos y manías, sí...

Pese a que esa voz de López, ama a su pueblo-Niño, lo que irá narrando épicamente es una etografía, con el fondo de su espacio nostálgico», espiritual. Maneja una hilación de metarrelatos, con aspectos que pueden ser buenos o malos. La presencia de la esclavitud debe verse como lo malo; la rebelión del Capitán Loizaga, quien «enseñó el alzamiento, el motín», para adquirir derechos ante el gobierno colonial, como señal buena. Lo heroico. Los tiempos de Fernando VII son malos y repercuten en España, Puerto Rico y en Pepino y el narrador le da presencia local con la estampita de Mariana Rubio, niña-hija de un padre realista conservador, que termina desencantado, al igual que ella. Hay rastreo geneológica de esta Mariana, que viene de Caracas (Venezuela) durante las migraciones de huída y guerras bolivarianas.

En el interin, pasado los años, ya ni padre ni hija admiran ni compadecen al rey Ferrnando VII, por todo lo que comenzó a representar entre sus súbditos: «reestableció la Inquisición, / persiguió la prensa, el pensamiento libre, / las imaginaciones de los espiritistas, / los masones, los poetas afrancesados». En el poema, se cuenta que Fernando VII:

.... odió a Simón Bolívar, a Sucre, San Martín,
Itúrbide; odió a Miranda, a Washington,
a uno y todos los enciclopedistas, a Dantón,
y sin faltar ninguno... a jacobinos,
a pobres de La Bastilla…

[«Ha muerto tu rey, Mariana»]

Es interesante la manera con que en estos poemas sobre Pepino se explica un periodo de la vida de España que concierne a los Borbones, el periodo del resurgimiento del liberalismo, las guerras bolivarianas y otros eventos a la vez que se nos presenta la historia de familias inmigrantes que llegan, con la emisión de la Cédula de Gracias que trae a miles de pobladores, europeos y suramericanos, a Puerto Rico.

Mariana, hija de Mestre, pionera
entre los Oharriz y Rodones,
¿qué hicíste con la vela?
por saber de un rey muerto en los años
de tus inmigraciones?

y, en este ínterin nos cuenta la historia de Mariana, quien en su vejez quemó accidentalmente el pueblo («Nos quemaste, Mariana»]

Otro poema que brinda su razón de historia sobre el crecimiento o decrecimiento económico y social de Pepino es «Los sueños de Gabriel del Río, 1826-1830». En términos generales, los ochenta poemas, en cuanto aluden a hechos históricos tras ese nacimiento en Las Vegas (primer nombre, antes de Pepinito), se organizan lineal y cronológicamente: a los vecinos pobladores de Cristóbal González de la Cruz siguió pues la llegada de inmigrantes. Hay eventos que se vuelve simbólicos en el curso descriptivo de la cronología: la descarga eléctrica de 1861 que destrozó la imagen del Patrón San Sebastián y una porción del Templo Católico, los incidentes del Gruto de Lares (1868) y los clamores de pánico de Joaquín Sosías, los años de pobreza en el Pueblo desde los tiempos de Juan de la Pezuela y del posgrito en Lares, la edificación del Casino peninsular y del autonomista, el periodo de los Comevacas y Tiznaos, la Invasión Norteamericana (1898), la Destrucción / Incendio / y Restauración del Guayabal, los destrozos del Templo Católico por el Terremoto de 1918, la fragmentación de la vida pueblerina, misma que produce toda una serie de 'tipos / o personalidades pintorescas' que López Dzur, rescata con el pincel de la evocación y la nostalgia.

Entre los personajes pueblerinos del poemario: el duelero y viejo maestro masón Lino Guzmán, el poeta Moncho Lira (Ramón María Torres), Pascasio Lamourt, Rafael Mayol Navas (Rafa Te ví), el Caballero Don Primo (Lcdo. Victor Primo Martínez), el trovador revolucionario Carmelo Cruz, José Benigno Vientós, padre de Nilita, Don Narciso Rabell Cabrero, el comerciante e inventor Anacleto Arvelo (4-Esquinas), los zapateros Mayito y Don Ramón, el negro Atán, el poeta Herminio Méndez Pérez, la compositora María Juana Beníquez, Sandalio La Yegua, Don Aguedo Vargas Labaille, y Juanito Pana, el flautista, Pelo e' rata, antiguas comadronas, Luis Velez, la aclamada modista María Peregrina, el poeta nacionalista César G. Torres y otros personajes gloriosos y célebres. Estos pueden ser el Cura Ramón Durand, quien fundó, en el 1835, el Cementerio
de los Coléricos, en la parte Oeste del Cementerio Viejo, o el homanaje que brinda a Don Aurelio Méndez Martínez o la diversidad de campesinos mulatos o afrocaribeños, que Carlos López Dzur destaca p[or sus aportes los hermanos Padró Quiles, por ejemplo.

López Dzur confiesa que el poema «La casa y la invasión» y el poema final «Meditación sobre San Sebastián Mártir» (el Patrón eclesial) son sus textos predilectos de la épica. Ambos reflejan «la analítica hermenéutica con que yo miro todo fenómeno épico, objetivo, siendo que en la historia inciden otras fuerzas que tienden a destruir la necesariedad o idealidad de su expresión, su afán de maduración e integración conscientiva. El primer poema no es meramente uno sobre la Casa de Doña Bisa o su familia. No obstante, en el símbolo arquitectónico de esa particular casa, yo veo una estética y, en cuanto a las personas de las familias Rodríguez Cabrero y Rodríguez Rabell, mencionadas en el texto, veo una ética. Se complementan. Es por lo que, en este poema que se apuntala en un momento trágico para Puerto Rico, la invasión y la rendición de España en 1898, aprovecho el modo tremendista y modernista que Ramón del Valle Inclán utilizaba, durante esos años de 1898, para juzgar lo que pasara y decía: <i>La ética es lo fundamental de la estética....</i> El lenguaje de esa Casa de Doña Bisa es ético, como la estética valleinclana y, por tal razón, concluyo que la casa representará un lenguaje, la 'casa del lenguaje', heideggerianamente dicho, desde la cual se nombrarán las zonas esenciales de una ideología, sea la vivenciación de la pepinianidad o de la patria... Mas, en el experimento valleinclano de mi poema, lo que muy profundo es que la casa no es estructura, sino superestructura. Comportamiento. Si bien la casa es para proteger el cuerpo, en este caso, lo que protegerá son los comportamientos.... Cuando mi intención es hablar del niño-Pepino o del Pepino-adulto, en cuanto estructura, u organismo vivo, lo simbolizar con otra cosa. ¡Con el cuerpo del mártir! hablaré del cuerpo, la integridad física y la belleza de los pepinianos».

López Dzur admite que hay muchos juegos conceptuales y filosóficos en su poesía y que acude a personificar muchas cosas que son inanimadas. La Casa de Doña Bisa está personificada como asunto de ética y comportamiento. «¿Qué vamos a hacer con la ética que sea tan hermoso como esa casa? ¿Qué pueden hacer los pobres que no son y fueron tan afortunados ni educados como Doña Bisa y su esposo, el Juez Nagrón, o los ancestros de ambos? Estamos hablando de la cepa de Rodríguez Cabrero, último Alcalde español antes de la invasión, y alcalde que fue hermano de un gran poeta y valiente autonomista», continúa.

«Siempre he imaginado a Luis Rodríguez Cabrero, con el temple y peculiaridades de Valle Inclán... Diría, por otro lado, que las imágenes del mártir Sebastian son las que personifico como cuerpo sintiente», agrega.

Pepino / ese niño-adolescente-adulto-viejo / de las poesías iniciales del poemario / ya en el poema final son el cuerpo de su visión del pepiniano. El pepiniano ideal y estético es un tanto mártir. A él lo personifica y lo recuerda, no como una mera estatua de palo, flechada y con los ojos volteados en agonía, tras haber sido asaeteado en Roma. «Lo que yo digo sobre Sebastián de Narbona, en mi poema, y por lo que lo personifico en términos de un cuerpo capaz de sufrir y soportar, se relaciona a la idea de Michel Foucault; 'que lo biológico se refleja en lo político. Los humanos, en función del poder que los rige, se juegan la vida en la política':.. No es pues mi San Sebastián uno que ha de buscarse en los templos. En realidad, yo lo busco en la historia, en la casa del lenguaje, en la Casa de la Etica, que es lo fundamental de la estética».

López Dzur dice que siempre ha estado al pendiente de los poetas de su pueblo y de la tradición de la literatura regional. El pepiniano común y corriente sigue siendo muy nativista. Ama su pueblo, lo festeja como 'pueblo de la hamaca', de Titina y la Novilla, de lindos paisajes; «pero, no creo que haya comprendido cuál es el sentido profundo de su santidad... Tenemos muchos poemas a la Iglesia, a la que personificamos y vemos como 'buena madre, tierna hermana', esto es, la Iglesia es la ética... así como en mi texto sobre la Casa de Doña Bisa, ética y estética de espacio... Un fino poeta como el pepiniano Dr. Pedro Angel Cebollero tampoco, en vida, no alcanzó a comprender y valorar el pepiniano ideal y estético, ese que digo que es el Mártir. Le fue una figurita en el altar mayor. Recuerdo el poema <b>Iglesia de San Sebastián,</b> de Cebollero: 'Oh linda iglesia mía, que en el altar mayor / tenía asaeteado al buen San Sebastián, a San José, y al niño bello como una flor...' Esa 'su dulce iglesia, blanca palomita de los valles' sirve más al pretexto de sus devociones marianistas que para destacar qué es lo bueno y admirable que tiene el santo de Narbona. Sin embargo, si bien me satisface que haya religiosidad remanente, como parte de nuestros valores, yo espero que se entienda este punto, la ética de mi Varón santo, que es el pepiniano ideal que, en tiempos de la biopolítica, de la 'perversidad de las normas y las codigrafías',.aspira a desatarse 'de las mallas del poder; que lo apresa y fragmenta para hacerlo dócil como siervo».

Preguntamos a López por qué dice que al mártir San Sebastián hay que buscarlo en la historia y en la casa de Doña Bisa, tal es descrita heideggeriana y valleinclanamente en su poema. Explica que la Casa de Doña Bisa representa más la ética colectiva de nuestro ideal de pueblo que la Iglesia y hay más martirologio en la vida cotidiana que en los Altares Mayores de la iglesia y sus santos de loza. «Somos un pueblo progresista con una larga historia de miseria. Muchos de estos textos inscriben la pobreza en el porvenir rebelde... La Cédula de Gracias, con provisiones para la importación de capital, adición de nuevos esclavos, trajo momentánea prosperidad, inyecciones inancieras a la economía, pero también codicias y monopolios...

Ese viejo Monsiú Alers sí que asqueó
a Pablo Liciaga, de Vizcaya,
al profesor Larrache, a Don Lino Guzmán,
al monte, ruralesco y escolar, de Guajataca,
al escribiente Arteaga, de aquellos
López y Pumar venezolanos,
a la vieja Lalita en Mirabales,
a ese jíbaro campo de mil jaldas y barrancos.
Ese viejo puerco de las básculas y las yeguas
que son vírgenes de ojos grises
y niñas de los campos,
está en el odio de las turbas campesinas
y en la memoria gitana de los Flores Cachaco
y Esteves, caporal de Cecilio,
le escupe como al negro diablo
y los Rodríguez Cabrero lo desprecian
como a nadie.

(...)

por la Cédula de Gracias
también se asocia al quehacer de la Serpiente
y se muerde la cola y se vuelve animal
arisco y orejano, Silvio Alers, él se rebela,
se averguenza, se duele y un día delinque
y roba y viola y quema y juega
y seduce, por esquizo y por pindongo,
a la propia niña de sus ojos.
Estará ocioso y desmoralizado.

«En el sentido que yo utilizo el término 'épica', no me refiero al subgénero que avala las hazañas de héroes legendarios o señorazos de un pueblo... mi épica preferida es de mártires, o luchadores que buscan consensos... Epica porque todo cuanto se narra en los ochentitantos poemas mienta un mundo exterior a las pequeñeces propias de mi persona, de mí como autor... Hablaré con respeto de un pueblo, que es más que lo que yo puedo ser. Eso es lo esencialmente ético-estético de lo épico.... Estas epopeyas que yo elaboro hablan sobre la posibilidad de un pepiniano ideal y de un pueblo ideal desde un tiempo y espacio determinado que no tiene por qué ser ficticio, sino histórico... y lo cierto es que, si el Sebastián Mártir, el de Narbona que nunca vimos, pero es histórico y alguna vez fue de carne y hueso, ese héroe arquetípico se multiplica en todos los pepinianos que estén dispuestos a representar los valores por los que él vivió. Puede que sean los mismos valores tradicionales colectivos de la pepinianidad, o la patria puertorriqueña... ¿Por qué no voy a escribir sobre los mártires de Pepino si hay muchos?»

«Este es un poemario, cuyos personajes o arquetipos no son de la complejidad de la Epopeya de Gilgamesh, o de una obra como la Ilíada, u Odisea griegas... pero es una historia en torno a profundos mártires como son Oscar López Rivera, condenado a 55 años de prisión por absurdos cargos de conspiración sediciosa... Cuando yo digo, con respecto al Mártir Sebastián de Narbona, que sus enemigos en Roma, a fin de procesarlo y condenarlo, primero lo espían, lo acusan.

Desde antes se te espiaría. Tú sin saberlo.
Exigieron que se informe dónde vas,
que se dijera con quién dialogas tus placeres
o tus penas. Orejas pegadas a paredes,
ojos asomados a los muros, se interesaron por tí.

... aunque maldigas al Estado Vigilante,
la seguridad biopotentada lo exijió en su momento.
Tú eres imprescindible (no todos son héroes,
Sebastián, no todos). Tú eres uno.
Eres de la Guardia Pretoriana.
Eres un capitán.

... eso mismo sucede hoy. Digamos el caso de Oscar López Rivera, quien, tras 30 años de encarcelamiento, no se rinde, que estudia, que mantiene su integridad física, emocional e intelectual, a la par de la más alta ética política, tener un mártir vivo en la historia. Y tuvimos una Marcianita Echeandía Font, una Nilita Vientós Gastón, un César Torres... Estamos llenos de héroes, de mártires... Escribro una celebración sobre la ética de un pueblo bueno que ha sufrido, a veces ha prosperado y que respeta su historia, pinta y esculpe, en torno a los leitmotifs que encarnan sus valores».

____

<a href="http://www.carloslopezdzurlibros.blogspot.com/2011/11/epica-de-san-sebastian del-pepino.html">Epica de San Sebastián del Pepino</a>

imagen
El Libro de la guerra

Memorial days / Frags.

¿A quién diré que irrumpas,
luna de la tarde, madre de la noche
si dueles como granada rompedora
caída en mis collejas, azotada
sobre nervios que clamaron por amor
ante mi largo día que condena?

¿A quién diré que un espigón
me creció a medio pecho, me resiente,
me pica y me arde, y voy, paloma duenda,
al sinsentido de inoperancia amarga,
y sufro con manso dolor, buey que lame
incertidumbre y desaliento y nada?

¿Por qué me hicíste así,
distinto al penco de alma torpe,
ajeno a los filos de puñales
y como fruta sin espinas
que ha madurado herida, tendida
en la cibíaca del ser más oscuro, tímido
del estío y la penumbra de los días,
sin fuego crepitante que lo crezca
y lo ampare, con esqueleto y tallo fijo
y su esplendor de geotropismo?

¿Por qué te hablo, Luna, si ni oyes,
por qué te amé, Sol, si me olvidaste?

2.

¿Qué me dijíste, Luna raída
en el harapo biótico de la duenda vaca,
qué me dirás, después del rocío
y la intemperie a solas,
si los moscarrones, en camenas romanas,
embrutecen tus voces, chillan como cigarras?

¿Qué me dirá la intrusión del lamento,
la queja de la bala, el inhóspito espín,
el puño contra rostros afligidos y blandos,
la herida abierta, la coz con sus remisos
que no paran la angustia, el dolor
y la muerte, malapata, qué me dirás,
directamente a las mejillas, al cóccix,
Luna de la tarde, madre de la noche?

3.

¿Qué vas a decir al niño
que la muerte llamó a las filas de la Armada
do a contar banderas de muerte
de tu imperio en tanganillas,
qué diras ante la ríada de sangre
que acaudala mi marcha de recuerdos
a tu ambición de patria,
qué dirás, paloma, quje no pierda
inocencia, si no que en el cielo te posaste
como el lamento de la Moksa cercenada,
qué dirás si darías la piel y alma
porque cese la hoguera
y el cuchillo que nos pega a la pared
y al alarido que subviene por la vía
de la navaja cabritera y el mortero?

¿Qué diras a la nube que deprava
con napalm, al ataque de gas
que huele a orines, a diablos vomitados
del banquete convival del homicida?

De «El Libro de la guerra»

*
Memorias de la contracultura
Ver
Memorias de la contracultura
Texto

EL PUEBLO EN SOMBRAS / NOVELA
2002-04
Texto
Simposio de tlacuilos / novela
imagen
Texto

Lope de Aguirre y los paraísos soñados
Primera parte

LOPEZ DE AGUIRRE Y LOS PARAíSOS
He colocado mi poemario LOPE DE AGUIRRE Y LOS PARAISOS SOñADOS en la red. Este libro, uno de los primerois míos, es sobre todo una reflexión sobre una de las más bellas mitologías, la aruaco-taína-caribeña, y uno de los grupos humanos que primero conocieron a los europeos, los recibieron pacíficamente y terminaron cuasi exterminados. Por fortuna, un cura que vino con Colón, Ramón Pané, les aprendió el idioma, recogió muchas de sus leyendas y visiones cosmológicas, y sin saberlo que se convertía en el primer cronista antropológico del mundo europeo y americano...

El libro es un homenaje indirecto a Pané y una mirada compasiva a Lope de Aguirre, soldado y aventurero español, a quien se nombrara en su tiempo con los motes de Aguirre el Loco, El Tirano, El Asesino, etc.; pero quien fue el primero que escribió al rey Felipe V sobre la necesidad de tratar bien a los indígenas y practicar moral, justicia y ejemplo debien para los nativo. Lope de Aguirre se declaró Príncipe de las tierras descubiertas en Venezuela y Colombia y su vida fue fascinante y pavorosa.

Interesados en leer los poema y aforismos que contiene: ver...

<a HREF="http://www.lopedeafuirre.blogspot.com/2011/12/primera-parte.html">Textos / Parte 1</a> /

<a href="http://www.lopedeafuirre.blogspot.com/2011/12/segunda-parte.html">2</A>

<a href="http://lopedeafuirre.blogspot.com/2011/12/tercera-parte.html">3</A>

<a href="http://lopedeafuirre.blogspot.com/2011/12/cuarta-parte.html">4</A>

http://lopedeafuirre.blogspot.com/2011/12/lope-de-aguirre.html

<a href="http://lopedeafuirre.blogspot.com/2011/12/segunda-parte.html">
Segunda parteEl Bohique: Deberes, ritos y dramas interiores</a>

<A HREF="http://www.ocnaranja.blogspot.com/2011/01/aforismos-en-torno-al-libro-lope-de.html">Aforismos / En torno al libro «Lope de Aguirre y los paraísos soñados» </A>

<a href="http://www.lopedeafuirre.blogspot.com/2011/12/cuarta-parte.html">
Cuarta parte: Oralidad: Los huesos de mis hijos</a>

imagen
Ver
BOTETONAS, CHIGÜILIS Y PALOMAS ANACARADAS
Ver
CaRLoS LóPeZ DzuR & Imágenes
Ver
Paseando por Miss Mundo
Ver
La sexualidad en el Acuarius

HEIDEGGERIANAS
Nuevo enlace
Indice Heideggerianas / 2

«En su imaginativo acercamiento a la filosofía, al pensamiento hermenéutico y la ciencia cognitiva, con su método poético, Carlos López Dzur (CLD) da cara a Martin Heidegger, hace un aporte a su estudio, expone la riqueza del pensamiento heideggeriano y da un breve inventario de conclusiones. Es anticipable que una de las conclusiones suyas es que Heidegger de quien ha adoptado, con ironía, la metáfora del Zorro [1] para describir su actitud examinativa y crítica, no es el tal filósofo acrítico, perverso y demoníaco, que el Dr. Mark Lilla, entre tantos muchos, pone en la lista de los «pensadores temerarios» [....]
Carlos López Dzur, con más de una docena de libros de poesía, a cual más filosófico, en casi todos, deja claro que hay tendencias problemáticas que él no apoya de la posmodernidad, en especial, su nihilismo. Esto es muy diferente a vincular cada fracaso, social y humanístico, de la realidad presente, la mundanidad del hoy, al destruccionismo heideggeriano. CLD piensa que Heidegger acierta al decir que muchas de nuestras «certezas racionales», aquellas impulsadas por Newton y Kant para el discurso de la modernidad, con el emblema de la Razón autónoma, necesitan replantearse. Como han sido utilizadas y perpetuadas, las nociones de la Modernidad sin límites y metodologías de estos individuos, preconizadores de que ya somos dueños absolutos de la propia acción y el racionalismo metódico, ya no son tan convincentes»: Fredrick Alberto Higgs, «Textos de «Heideggerianas» y aproximación de Carlos López Dzur a Martin Heidegger» [Revista SEQUOYAH, Septiembre 15, 2009 / No. 39 / Orange County].

*
*
Fredrick Alberto Higgs
*
Profesor Universitario
Ver
http://www.galeon.hispavista.com/carlosdzur1998/aficiones2626312.html
*

imagen
SIDUR: libro de oraciones
*
Los poderes interventores / poemario
*

Dedicatoria

Con admiración a los pepinianos César G. Torres Rodríguez,
expreso político nacionalista en Atlanta (y poeta fallecido),
Jerónimo Ramírez de Arellano, poeta y maestro, in memoriam,
Oscar López, preso político del grupo clandestino Machetero,
Rubén Arceley, líder independentista y José Manuel, mi hermano,
Ambos víctimas de los «Carpetazos», y al Congresista en Washington
por New York, Luis Gutiérrez Serrano

*

INDICE

Dedicatoria

*

Parte Una: Los confrontados

La condición humana y social
El ajetreo secreto
Parasitismo de las Tres Hermanas
El ciudadano mutante
Declaración de amor de Pocahontas
El fantasma
El ciego no me cree
Meditación sobre la muerte de Ana
Los alacranes
Neutralizan con sus picaduras
Los sitiadores
El nihilista chabacano
Los nihilistas y el circo egoico
A ninguno prometí paraísos
Novus Ordo Seclorum
Los autores de las infestaciones
Aquí lo llaman el Ultraconservador
Orden de dominio social
La Causa perdida
El observador cauteloso
No encubras el poder ilícito
La guerra fría
Los hipócritas
Los divisionistas
Los sofistas del Estado
Todas las brujas envidiosas
La Casa en el Espejo
Custodios del secreto
Jasón y los amuletos
Las parteras necesarias
La verdadera zapatilla
La misión
Te hablaré en torno a Ella
De los desafíos de los trabajadores

*

Parte Dos: Los luchas concretas

La ilusoria seguridad mundial
Todo a la venta
Grumpy Pope
La inmortalidad del huevo
Racismo bioquímicoCon el respeto que usted merece
Los expertos en pasos ajenos
Informe de la CIA en los días
del largo decenio del &#8217;60
Chanchulleros de cuarto oscuro
Sé de quien habla
No es un desamparado
Enseñanzas del Papa Loco
El reclutable
Cómo divertir a Lyndie England
Un sofista declarado y en funciones
El arresto del Sospechoso
La pregunta del millón de dólares
Consejos zorrunos a JFK
Al sacerdote Antulio Parrilla Bonilla
El maldecidor
Disciernan entre lo real y la mentira
El poderoso y el profeta
Hablemos de tú a tú, sin hermetismo
El ciego que come espinacas
El difamador
Construyamos un hospital a todo lujo
Pan y circo
La cultura que nada contra la corriente
La máscara de la democracia
Ahorcaron a Bridget Bishop
Norteamérica y el inmigrante
Pesadillas metropolitanas
Y Matoika dijo: «No lo maten»
Esto se llama Londres
Norteños y sureños son igual de criminales



Ver
Traducción / Bendita sea la serpiente
Ver
La colección «El hombre extendido» es una de las reflexiones sobre la condición humana que Carlos López Dzur ha realizado, desde que se estableció en los Estados Unidos, y decidió que sus poemas serían como un diario de su exilio. «Lo visto y aprendido», me escribió.

Es difícil seguir y tener actualizado el número de los poemas que él adhiere a ese proyecto, mismo que dio a conocer con una breve colección de los poemas que representaran, «simplemente el comienzo de un habla nueva, la jerga de Tijuana».

DAVID PAEZ
imagen
*

LEYENDAS HISTORICAS Y CUENTOS COLORAOS
«Bendito homo ludens de la zorrada&#8230; Tus textos son una maravilla, los leí y me ha fascinado ese juego alegórico del zorro como signo de lo aleatorio, la revelación del ser y de la interpretación del pensamiento heideggeriano, pura hermenéutica. Es además un conjunto gratamente sibilino, oscuro y epicúreo, impregnado de baudelaire y de los simbolistas franceses. Me declaro apasionada perpetua de tus textos»: Maribel R. Ortiz, poeta puertorriqueña
Ver
Zonas del carácter