Correo: carloscald.lopez4@gmail.com
TuWeb
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Mis aficiones
Mis libros / C. López Dzur
Álbum de Fotos
carlosdzur1998: Mi curriculum
Mis enlaces
El viene de un monte verde
Tantralia
De ANTI-MANUAL PARA MICROEMPRESARIOS
Cuentos de mis libros
Análisis de mundo / Bitácora de C. López Dzur
Poemarios en la red
Profecía del que espera en vano
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
El nuevo libro de Newt
Presentan 'Canto al hermetismo' de López Dzur
Huertos / Siembra de la haba y el achiote
Huerto / El Maíz y siembra de eucalipto
Huerto / Siembra de la calabaza y del frijol
La oscura historia de la experimentación médica
El intelecto cósmico
Beneficio de los árboles
carlosdzur1998: Tres árboles boricuas
El animal-hombre / Cuento
Piratas judíos en el Caribe / Reseña de libro de E. Kritzler
Del poemario HOSTOSIANAS
A Walt Whitman
Un adolescente cualquiera
Del poemario YO SOY LA MUERTE
Sobre el libro LA ZONA DE EMERGENCIA
Carlancas / Aforismos / Folclor
Los niños fumigados de a soja
TRECE MONOGRAFíAS / Historia Pepiniana
Un Historiador con Trascendencia
La sonrisa del siglo XXI / EN TORNO AL PERIODISMO
Función del hipotálamo y la agresividad
La hiena como asesino
La Ley de la Mordaza en Puerto Rico
Primer poeta y el periodista pionero en Borinquén
Aprendizaje del Cashrut y el Shejitá / Poema ecologico
Proceso de concentración del ingreso sin precedentes
El ladrón raptador
La víctima dormida / CUENTO
Lo incompatible / POEMA
Cuento: El hombre que enamoraba las hormigas
Mi pueblito en su épica histórica inicial (1)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (2)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (3)
Los poderes interventores / poemario
Economía subterránea prevalece en Puerto Rico
Extranjerización de la tierra
Meditaciones sádicas / al Marquis de Sade (1740 - 1814)
Consignas políticas para tiempos de crisis
La pubertad de la palabra
Yo soy la Nube Roja
Ética a Nicómaco o alguna sapiencia que tenga el corazón: López Dzur
TLANIHUIC / EXISTO
Amonestación a Gilles de Rais
EN ESTA MISMA ISLA
El Señor de los vientos / ECOLOGíA
Te lloro, Princesa
Energía renovable y de sustento
A Dafnis, inventor de la poesía bucólica
El arte permite brotar a la verdad
LA MADRE VERDADERA / LAMIA / ETNOCIDIO
Excluídos del abrazo
Desde la bárbara Troya
La sustentabilidad y sus contextos: C. López Dzur
Encontrar un interlocutor
Defiende tu pozo / Ecología
Bitácora de Carlos López Dzur: Nemoroso y la memoria de Elisa
La protección de las bestias del campo
Memorias de la caverna / Frags. poemario
La deconstrucción del modelo protagónico hegeliano
Lección de economía de un delincuente
Crisis alimentaria (2007-2008) e inestabilidad
Soberanía alimentaria: Un Nuevo concepto
Poetas Invitados a mi Website: Fanny Jaretón
Venga quien canta
A Astarté, diosa del Amor
Genocidio y despoblamiento de América
El sentido de comunidad
El feminicidio como patrón en la historia
La mística tántrica: Textos lopezurianos
Foro: De la Guerra: ¿sabía Ud.? / Palestina / López Dzur
Dzur: Del libro «La revolución profunda»
ENLACES INTERESANTES / DZUR / 1
Anexión de California, 1846
Poetas Invitados a mi Website: César Vallejo
Escuelas Libres, Extinción y genocidio
Bitacora comunitaria de Carlos López Dzur
Mi amigo Baudelaire
¿Qué realmente sabe de la corrupción en Puerto Rico?
De Teoría de la sustentabilidad
Escríbanos / Cartas / Enlaces / Amigos
ENLACES DE AMIGOS
Del libro Teth, mi serpiente
Ecología y sustentabilidad: Credos y Principios
Irak, neo-colonia de los EE.UU., al costo de 1.3 millones de civiles muertos
Cómo se templa el espíritu para la Revolución
Presentimiento / cuento
Narcotráfico e imperialismo
Por qué condeno el sionismo de Israel
Poeta Invitado: Rubén Darío
Biografías de Educadores pepinianos: Proyecto de Investigación
Seis compañías judías poseen 96% de los Medios del Mundo
Por qué creo en el socialismo autogestionario
En el Bicentenario de la Independencia Mexicana
Diez razones para dejar la CocaCola
Deseo, sexo, alma y mitología
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Los EE.UU. e Israel
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Librepensamiento y comunidad
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
«Sin comunidad no hay moralidad»: Tonnies
Poeta Invitado: Charles Baudelaire
Datos sobre el terrorismo en Puerto Rico
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
De Estéticas mostrencas y vitales
Carlos López Dzur / Foro Comunitario
Teoría de la sustentabilidad / Carlos López Dzur
Ecología y sustentabilidad: Enlaces y Teorías
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
El proceso femenino / Poemario / Carlos López Dzur
El proceso femenino / CONT.
El proceso femenino / CONT. / 3
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Diálogo con Shiva en invierno (O meditación de Navidad)
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Amor a la vida
Poetas Invitados a mi Website: Beatriz Ojeda
Foro Comunitario: Propuesta: Cien mil empleos productivos...
Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas
LA NADA Y LA POESIA
El capitalismo enfermo
Y LOS BOSQUES SE SECAN
Folclor y mitología zorruna
Mi música / Carlos López Dzur / Bitácora
Sobre la amistad
En días de enfermedad y convalescencia
Mis libros y autores favoritos
Foro Comunitario: Remembranza del ex-diplomático y ex-gobernador
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Foro de cuentos: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poesía: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de eco-poemas: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poemas: Evocación de Orfeo / Galeón
Foro Ambiental: Ideología del Movimiento Ecologista
Index / Artículos de C. López Dzur
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar
Poeta Invitado a mi Website: Jaime Sabines
Organum: Poemas para ecosembradores
Organum: Poemas para ecosembradores / cont.
Organum: Poemas para ecosembradores / 3
La queja de Eros
Las llamas del Ser / De «La Revolución profunda»
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Puerto Rico: Proyecto Constitucional de Reforma
Pasión y muerte del Agua
Reflexiones sobre la devastación / Foro de Cuentos
carlosdzur1998: Las cuentas claras del capitalismo en USA
Santidad de la Luna / Carlos López Dzur
Foro Comunitario: Estadísticas concernientes a la prostitución
A Antonio José de Sucre (1795-1830)
A MIS HIJOS DE OTOñO / Carlos López Dzur
Para hablar sobre la libertad con Gabi / Carlos López Dzur
VOMENASAL O LA VIDA COMO UN PUGILATO
Canto a la Libertad / CARLOS LOPEZ DZUR
DE LA ZONAS DEL CARACTER / Los niños
TODOS SOMOS INMIGRANTES / Carlos López Dzur
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Esbozo de declaración poético-ambientalista
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Poetas Invitados a mi Website: Ana Romano
Sesiones / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 1 del Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 2 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 3 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 4 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Entrevistas interesantes
Mi currículum antisofista
La ley de la selva en la estatalidad moderna
La puntera / Sociología de los Delitos
Carlos López Dzur / Me voy a parar encima de tu cabeza
Carlos López Dzur / Poemas al Padre Sol / El dragón de las Tinieblas
CANTO AL AGUA OXIGENEDA / ECO Y DISONANCIA
Entrevista a Robert Faurisson / por Mourad Ouabass
Huertos: Las Hierbas contra la Depresión
Lo amenazante / Las cosas más feas / Bitácora de Carlos López Dzur
KETUVIM / ESCRITOS / POEMAS DE LOPEZ DZUR
Colaboraciones interesantes: Bitácora / López Dzur
Libro: Estado de alerta y esperanza: Carlos López Dzur
Dzur: Proyecto Fortune, Gente del 10 porciento, Cuando el fraude fue de $300 billones
O'Higgins ¿Bisexual? / El Padre de la patria
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED?
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED? / MATRIARCADO
DZUR / INDICE / BOLIVAR Y YO / A HUGO CHAVEZ
carlosdzur1998: La brutalidad policial en Anaheim desata la furia
DZUR / INDICE / NOTA / sobre Estado de Alerta y esperanza
Huerto: Soja de Monsanto y sus efectos adversos
DZUR / Textos sueltos / Estado de Alerta y esperanza
Victor López Nieves: poeta de SS del Pepino / PR
Cuentos sediciosos y bolivarianos / López Dzur
DEL ALMA BORICUA / CARLOS LOPEZ DZUR
BENDICION DE LA ZORREADA / LOPEZ DZUR
ESTADO DE ALERTA Y ESPERANZA / Indice
Los 25 poemarios de Carlos López Dzur
15 Libros de Narrativa de López Dzur
Huertos: SAUCE (Criollo o Colorado; Bardaguera)
Huerto: EL CULTIVO DE YUCA (Manihot sculenta)
Huerto: La sábila o alóe vera, propiedades medicinales
Remedios populares para curar cataratas del ojo
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar (1)
Cuento: LA LEY DE LA PISTOLA Y EL GOBIERNO «PARA SIEMPRE»
Cuento: LA PESADILLA DE TANTON
Cuento: EL PERMISO
Cuento: EL NIETO Y EL MECHON DE PELO
INDICE: Cuentos sediciosos y bolivarianos
Cuento: EL DIA UNO
Cuento: LA CRUZ PARLANTE
Cuento: TESTIMONIO SOBRE INSECTOS Y GUSANOS
Comparative Statistics On Crime / International
Esto tambien es Israel
 
Poeta Invitado: Charles Baudelaire
Correo: carloscald.lopez4@gmail.com


Poetas invitados
Poetas previamente publicados
*
imagen
Foto

Letanías de Satán

Oh tú, el Angel más bello y asimismo el más sabio
Dios privado de suerte y ayuno de alabanzas,

¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Príncipe del exilio, a quien perjudicaron,
Y que, vencido, aún te alzas con más fuerza,

¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú que todo lo sabes, oh gran rey subterráneo,
Familiar curandero de la angustia del hombre,

¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú, que incluso al leproso y a los parias más bajos
Sólo por amor muestras el gusto del Edén,

¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Oh tú, que de la Muerte, tu vieja y firme amante,
Engendras la Esperanza - ¡esa adorable loca!

¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú que das al proscrito esa altiva mirada
Que en torno del cadalso condena a un pueblo entero

¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú sabes las guaridas donde en tierras lejanas
El celoso Dios guarda toda su pedrería,

¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú, cuyos claros ojos, saben en qué arsenales
Amortajado el pueblo duerme de los metales,

¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú, cuya larga mano disimula el abismo
Al sonámbulo errante sobre los edificios,

¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú que, mágicamente, ablandas la osamenta
Del borracho caído al pie de los caballos,

¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú, que por consolar al débil ser que sufre
A mezclar nos enseñas azufre con salitre,

¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú que imprimes tu marca, ¡oh cómplice sutil!
En la frente del Creso vil e inmisericorde

¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú, que en el corazón de las putas enciendes
El culto por las llagas y el amor a los trapos

¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Báculo de exiliados, lámpara de inventores,
Confidente de ahorcados y de conspiradores,

¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Padre adoptivo de aquellos que, en su cólera,
Del paraíso terrestre arrojó Dios un día,

¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Oración

Gloria y loor a ti, Satán, en las alturas
Del cielo donde reinas y en las profundidades
Del infierno en que sueñas, vencido y silencioso,

Haz que mi alma, bajo el Arbol de la Ciencia,
Cerca de ti repose, cuando, sobre tu frente,
Como una Iglesia nueva sus ramajes se expandan.

CHARLES BAUDELAIRE

Foto
En torno a Baudelaire
Charles Pierre Baudelaire, poeta, crítico y traductor francés ( 1821 - 1867). Fue llamado poeta maldito ('le poète maudit'), debido a su vida de bohemia y excesos y a la visión del mal que impregna su obra. Barbey d'Aurevilly, periodista francés, dijo de él que fue el Dante de una época decadente.

Fue el poeta de mayor impacto en el Simbolismo francés. Las influencias más importantes sobre él fueron Théophile Gautier, Joseph de Maistre (de quien dijo que le había enseñado a pensar) y, en particular, Edgar Allan Poe, a quien tradujo extensamente.

Cuando nació Charles, su padre tenía la edad de sesenta años, y un hijo, Claude Alphonse, fruto de su primer matrimonio. Su madre fue Caroline Archimbaut-Dufays, quien no llegaba a los treinta años al nacer Baudelaire. Era hija de emigrantes franceses a Londres durante la revolución de 1793. Enseñó Inglés a su hijo.

Fue criado por la sirvienta de la familia. Se conoce muy poco sobre ella, Mariette, pero se intuye que debió de tener gran peso en la familia. Baudelaire la recuerda en un poema aparecido en «Las flores del mal».
Juventud y bohemia: En 1840 Baudelaire se matricula en la Facultad de Derecho. Comienza a frecuentar a la juventud literaria del Barrio Latino y conoce a nuevas amistades, como Gustave Levavasseur y Ernest Prarond. También entabla amistad con Gérard de Nerval, con Sainte-Beuve, Théodore de Banville y Balzac. Intima igualmente con Louis Ménard, que se dedica a la taxidermia y vivisección de animales.

Comienza a llevar una vida despreocupada; los altercados con la familia son constantes debido a su adicción a las drogas y al ambiente bohemio. Frecuenta prostíbulos y mantiene relaciones con Sarah, una prostituta judía del Barrio Latino. Charles la denomina La Louchette (la bizca). Además de torcer la vista, era calva. Probablemente fue ella quien le contagió la sífilis.

*

(«Las flores del mal») poemario de Charles Baudelaire publicado en 1857.

El libro hubiera debido llamarse en principio Los limbos o Las lesbianas, pues la intención primitiva era la de escribir un libro sobre los pecados capitales; aunque Baudelaire renunció a ello siguiendo los consejos de un amigo. Este libro abarca la práctica totalidad de su obra poética entre 1840 y la fecha de publicación. La primera edición constó de 1.300 ejemplares y se llevó a cabo el 23 de junio de 1857.

La segunda edición de 1861 elimina los poemas censurados, pero añade 30 nuevos poemas. La edición definitiva será póstuma, en 1868, y recuperará los poemas prohibidos, así como los que se publicaron en el libro «Ascuas» (Épaves), que se había publicado en Bruselas en 1866.

«Las flores del mal» es una obra de concepción clásica en su estilo, y oscuramente romántica por su contenido, en la que los poemas se disponen de forma orgánica (aunque esto no es tan evidente en las ediciones realizadas tras la censura y el añadido de nuevos poemas). En ella, Baudelaire expone la teoría de las correspondencias y, sobre todo, la concepción del poeta moderno como un ser maldito, rechazado por la sociedad burguesa, a cuyos valores se opone.


*

El poeta se entrega al vicio (singularmente la prostitución y la droga), pero sólo consigue el hastío (spleen, como se decía en la época), al mismo tiempo que anhela la belleza y nuevos espacios («El viaje»). Es la «conciencia del mal».

El vino de los amantes...
¡Hoy el espacio está espléndido!
Sin riendas, ni freno, ni espuelas,
a caballo sobre el vino
partamos a un mágico cielo.
Cual dos ángeles torturados
por implacable calentura
en el cristal de la mañana
sigamos un lueñe espejismo,
Y mecidos sobre el ala
de un torbellino inteligente,
en un delirio paralelo,
¡oh, juntos nadando,
huiremos sin descanso
al paraíso de nuestros sueños!

Charles Baudelaire

*

Cronología:

Le Salon de 1845 (1845)
Le Salon de 1846 (1846)
Le Salon de 1859 (1859)
Journaux intimes (1851-1862)
Les Paradis artificiels / Los paraísos artificiales(1860)
Curiosités esthétiques / Curiosidades estéticas(1868)
Réflexions sur quelques-uns de mes contemporains (1862)
Richard Wagner et Tannhaüser à Paris (1862)
Le Peintre de la vie moderne (1863)
L'?uvre et la vie d'Eugène Delacroix (1863)
Mon c?ur mis à nu (1864)
L'art romantique / El arte romántico (1869)
La Fanfarlo (1847)
Du vin et du haschisch (1851)
Les Fleurs du mal / Las flores del mal (1857)
Fusées (1867)
Petits poèmes en prose, Le Spleen de Paris / Los pequeños poemas en prosa (1862)

*

Un poeta sencillamente fuerte, sufrido, dolido, lastimado, errante a veces pero siempre genial... Juventud, drogas, arte, y pasión corrían por sus venas. No es para cualquiera, a mi personalmente es uno de los que más me gustan, no apto para el que le guste la poesía estrictamente romántica ni la literatura renacentista.

*

Su primer éxito literario llegó en 1848, cuando aparecieron sus traducciones del escritor estadounidense Edgar Allan Poe. Animado por los resultados, e inspirado por el entusiasmo que en él suscitó la obra de Poe, a quien le unía una fuerte afinidad, Baudelaire continuó traduciendo los relatos de Poe hasta 1857.

En 1842 alcanzó la mayoría de edad y heredó la fortuna de su padre, lo que le permitió irse de casa y disfrutar de una vida de lujo. Las grandes sumas de dinero que gastó en su apartamento del Hôtel Lauzun y su estilo de vida decadente le dieron fama de excéntrico, e inmoral y le hicieron endeudarse para el resto de su vida.

Considerado hoy como uno de los mayores poetas de la literatura francesa, Baudelaire poseía un sentido clásico de la forma, una extraordinaria habilidad para encontrar la palabra perfecta y un gran talento musical; escribió algunos de los poemas más bellos e incisivos de la literatura francesa. Su originalidad, que causaba tanto asombro como malestar, le hace merecedor de un lugar al margen de las escuelas literarias dominantes en su época.

Su poesía es para algunos la síntesis definitiva del romanticismo, para otros la precursora del simbolismo y para otros, finalmente, la primera expresión de las técnicas modernas.

Baudelaire fue «un hombre dividido, atraído con idéntica fuerza por lo divino y lo diabólico». l eterno conflicto entre lo ideal y lo sensual, entre el spleen y el ideal. En ellos se describen todas las experiencias humanas, desde las más sublimes hasta las más sórdidas. Entre sus obras destacan, además de las ya citadas Pequeños poemas en prosa, sus diarios íntimos «Cohetes, y «Mi corazón al desnudo».

Todas ellas se publicaron tras la muerte del autor, en 1867.

Otro autor al evaluar su producción literaria indica:

«No fue un escritor prolífico, tampoco un gran crítico, pero escribió ensayos sobre arte, literatura, poesía. Su propia poesía puede leerse también así, filosofía social, espejo de una época, heredera del gran romanticismo... (...)
Y es que, mientras Victor Hugo vivía en su gran casa y era nombrado alcalde de París, Baudelaire se paseaba andrajoso y elegante por los suburbios, bebiendo la fuente del miedo y los placeres, uno al fin. Mientras Hugo fue un enamorado de la vida, Baudelaire puede definirse como el poeta diabólico, remedo de todo aquello que la sociedad bien-pensante del momento (de todos los momentos) podría aborrecer... Baudelaire llega a conocer al gran Balzac, también a Nerval. Reacciona contra todo y todos, como también haría Rimbaud». [«Charles Baudelaire: El Poeta Maldito», en: «Dark Biography»]
Ver
Baudelaire / Temadictos
Ver
La modernidad maldita
Ver
Las Flores del Mal
imagen
imagen
Baudelaire y el espíritu de decadencia
Nuevo enlace
Baudelaire, mi amigo maldito

Por CARLOS LOPEZ DZUT
No a todo el mundo se le prepara para que sea un diplomático y, siendo privilegiado, se saca una morisqueta del alma, con resonado escarnio, y no cumple con la expectativa. ¿En favor de quiénes habría sido diplomático un hombre educado como Charles Baudelaire (1821-1867)? La Francia de su juventud había dado ya sus primeros pasos de desarrollo industrial, al precio de una rivalidad con Inglaterra, otra potencia naval de su tiempo. Los intereses de ambas naciones son las rutas hacia la India que controla Inglaterra y las rutas al Norte de Africa que Francia controla. Hay intereses creado de Gibraltar a Malta y de Tolón a Argeria, y no hay país más geográficamente mejor situado que Francia para invadir a Inglaterra, que es militarmente inferior, aunque a partir de 1830 la Marina francesa se le va poniendo a la par y, el gobierno francés, a través de su diplomacia, se plantea que es hora de evitar el monopolio marítimo británico. C. I. Hamilton, en su libro «Anglo-French Naval Rivalry, 1840-1870», discute cómo, por las influencias de los grupos de control de una parte y otras, los visos de posibilidad de guerra fueron intensos y se estuvo, por primera vez en condiciones de lo que pudiera llamarse una carrera de armas tecnológicas, en la que Francia sería la potencia desafiante. [1].

Francia buscaba mercados y el patrón de comercio exterior se hacía con naciones subdesarrolladas, agrícolas, eminentemente rurales. Francia proveía alguna de la maquinaria, o productos de elaboración industrial, a la misma Alemania que en esos años tuvo un desarrollo menor. [2]

Esta es una época de cínica prensa amarillista y cuando las escuelas económicas francesas se inclinan, como ha estudiado Yves Charbit, al 'malthusianisme et populationnisme'. En esta era del rococó francés y de un Londres victoriano, una vez Baudelaire tiene un título universitario en sus manos (1839), como escribiera a su hermano, siente que no tiene vocación por nada; excepto, que usu padrastro autoritario le exige que se decida por la diplomacia, o el derecho. El desafío trunfó sobre las exigencias.

El se decidió, no sólo por una carrera literaria, sino que, al final de cuentas, por un estilo de vida de bohemia. Un estilo que se ha llamado «irregular, maldito», pues pretender escandalizar a la burguesía («épater la bourgeoisie»). Esto es paradójico.

Mientras a fin de prepararse para mejor dominar imperialmente y asimilar sus colonias en Oriente, Inglaterra prepara un nacionalismo providencialista o una misión juvenil para la literatura [3], en Francia, la juventud se prepara para el decadentismo.

No hay que extrañarse de que, por consecuencia de la expansióm europea en el mundo, se relajen muchas costumbres. Meterse en Asia significarían las Guerra del Opio con China en 1840-42, tratados desiguales con Japón, y en África y la cuenca mediterráneo-africana, el esclavismo y lo exótico, en adición, al robo o explotación de las materias primas que Europa necesita. Durante estos años, arrancará, primero en Inglaterra, el librecambismo frente al proteccionismo y la liberalización del comercio internacional. Y también se perfeccionará el sistema bancario. Gran Bretaña y Francia, con un banco central, sientan la pauta de un capitalismo moderno y voraz.

Todo este proceso, ante los ojos y la sensibvilidad de Baudelaire, lo que origina son los pobres perros, perros sucios, a los que todos echan, «como a pestíferos y piojosos» («les pauvres chiens, les chiens crottés, ceux-là que chacun écarte, comme pestiférés et pouilleux») y él es uno que simpatiza con la perrada desde un alma enferma. A ellos les transfiere parte de su dolor personal. Esos perros son como los seis ojos (del hombre que pasea dos niños, tomando el lugar de su niñera y todos miran admirados y fijamente hacia un cierto paraíso, una cafetería de lujo para glotones, a la que no pueden entrar y así lo relata en «Los ojos del pobre» («Les Yeux des pauvres»).

La sensibilidad con que Baudelaire curiosea esa miseria en su derredor es su Musa Enferma («La Muse malade»), con los ojos huecos por desgastarse en visiones nocturnas y verse con el trato, despótico y cruel, de una mano pesadillesca:

Francia es, desde sus grupos de poder y el contexto ideológico del Estado, una cultura que rechaza el pluralismo y la competición social política. Sii bien desde finales del siglo XIX, bajo la presión de los sindicatos, se les reconoce y se le da el derecho a organizarse, ésto no ocurre plenamente, ni se legitima y legaliza hasta el 1901, «ciento diez años más tarde» [4] Esta época (1840-1870) que es la que Baudelaire vivirá plenamente es la de la revolución de los transportes, tanto el ferrocarril como la navegación a vapor.

La revolución industrial provoca una secuela de revolución agrícola y demográfica. La población rural se viene a la ciudad y ésto impacta a las minorías. Desde 1840 el grueso de los judíos franceses y alemanes, abandonan Europa y se viene a América, sea Chile o la Argentina.

En el plano cultural del siglo XIX, la mejores sensibilidades observan un mundo materialista, monótono y aburrido, que si hay que embellecerlo, el medio ha de ser «el gozo, la belleza y la espontaneidad de la vida griega». A juicio de Baudelaire, Francia ya no es una verdad poética. «De hecho, ella siente un horror congénito por la poesía». Y dice que es precisamente entre los escritores que utilizan versos, donde están los más prosaicos. Se ha perdido alguna de la habilidad para catar la belleza, aunque, aclara que: «aún en los siglos que nos pudiesen parecer más monstrosos y estúpidos, el inmortal apetito por bellleza siempre ha encontrado satisfacción».

Baudelaire, quien muere relativamente joven, a los 46 años, ya al final era un hombre sifilítico y estragado; pero, vivió desorganizadamente y, cuando estuvo saludable, decía: «Cualquier hombre salusable puede estar sin comer por dos días, pero no sin poesía».

El se piensa el poeta que mira con ojos fraternos a los perros, o los pobres, a los que se ha asociado. Admite el arte como un producto de la razón y el cálculo y, cuando es así, se produce lo Bello y lo Noble. Sin embargo, lo más común que se encuentra en la experiencia humana es lo perverso, cumplido sin esfuerzo, naturalmente, como un quehacer del azar. Sólo el Bien es un producto de arte.

Para explicar la decadencia del arte, o su conversión en mera academia, explica algunas razones: Una es el mercado, la especulación financiera, hasta de la misma honestidad, un asunto de lucro.

Otra es el amarillismo de la prensa. Escribió, por ejemplo: «No estoy listo para enmtender como un hombre honorable toma un periódico en sus manos sin sentir asco». El intelectual francés ha perdido una gran capacidad para conmoverse, asombrarse y hacer crítica.

Ha dejado de comprender las alegorías que la vida presenta a cada momento.

Por el contrario, en la visión baudelairiana de la bellza, la Melancolía es una constante. El vive con el corazón a flor de piel, en lo que llama su cultivo histérico, que mezcla placer y terror. Si para evitar alguno de estos sentimientos, el placer y el terror, se buscan objetivos morales exclusivamente, la fuerza poética disminuye.

La Musa enferma de Baudelaire le provoca la sensación de múltiples memorias, «como si tuviese mil años»; pero las memorias son «nuevas formas de sufrimiento». Los burgueses, sean mercaderes o intelectuales, no quieren ya sentir ni vivir riesgos. Son hipócritas y la voz de este precursor de símbolos nuevos los fuistiga:

*
Ver completo
Baudelaire y el espíritu de decadencia

«Todos los imbéciles de la burguesía que pronuncian las palabras inmoralidad, moralidad en el arte y demás tonterías me recuerdan a Louise Villedieu, una puta de a cinco francos, que una vez me acompañó al Louvre donde ella nunca había estado y empezó a sonrojarse y a taparse la cara. Tirándome a cada momento de la manga, me preguntaba ante las estatuas y cuadros inmortales cómo podían exhibirse públicamente semejantes indecencias».

Baudelaire fue para algunos la crítica y síntesis del Romanticismo, para otros el precursor del Simbolismo, y tal vez haya sido ambas cosas al mismo tiempo. También es considerado e que aspira a épater la bourgeoisie (escandalizar a la burguesía). Los críticos coinciden al señalar que formalmente abrió el camino de la poesía moderna. Su oscilación entre lo sublime y lo diabólico, lo elevado y lo grosero, el ideal y el aburrimiento angustioso (el Spleen) se corresponde con un espíritu nuevo, y además, estableció para la poesía una estructura basada en las antedichas «Correspondencias» o trasvases perceptivos entre los distintos sentidos, idea ésta que desarrolla en el poema de ese título con el que abre para así comenzar como el primer poeta en escritura romana llamada Las flores del mal. .Recibe el título de Conde de Detif, del quimérico reino de La Araucanía y La Patagonia, el mismo que hoy ostenta el escritor Antonio Gil, primer chileno en recibir títulos de esa Casa Real.

«Arrière la muse académique! Je n'ai que faire de cette vieille bégueule. J'invoque la muse familière, la citadine, la vivante, pour qu'elle m'aide à chanter les bons chiens, les pauvres chiens, les chiens crottés, ceux-là que chacun écarte, comme pestiférés et pouilleux, excepté le pauvre dont ils sont les associés, et le poète qui les regarde d'un oeil fraternel».

Atrás la musa académica! Nada quiero con semejante vieja gazmoña. Invoco a la musa familiar, a la ciudadana, a la viva, para que me ayude a cantar a los perros buenos, a los pobres perros, a los perros sucios, a los que todos echan, como a pestíferos y piojosos, excepto el pobre con quien se han asociado y el poeta que los mira con ojos fraternos.

___
Notas bibliográficas
imagen
Ver
Baudelarianas por Leonardo Sacco
Ver
La infancia como lugar de resistencia
Ver
Baudelaire en ELORTIBA
Ver
Biografía de Baudelaire
imagen
Escríbeme / colabore con poema original...
carloscald.lopez4@gmail.com