* DEL TEMPLO O SENTIDO DE LO RELIGIOSO: La fundación de la primera Parroquia Católica, [1] en 1759, indicaría que, tras 7 años de labor colonizadora e intenso trabajo, entre los nuevos parroquianos y la vieja gente de campo, habrían unas sólidas miras de fructíficar en la zona, originando la rentabilidad y el crecimiento socialdemográfico. Se quiso, además, un sentido de comunidad. Es decir, un vez se se materializó menos indolencia por razón de trabajo se quiere unas calificacuiones, un reconocimiento. Este es el pueblo que al crecer quiere celebraciones de cumpleaños, ceremonbias y diplomas. El proyecto empresarial sin la sutorización necesaria no es confiable. Se pierde la inocencia cuando se sabe. Hay que adquirir la existencia oficial ex-profesamnete y edificar el templo es paso necesario, aunque la plaza venga después que la Casa del Rey. Iglesia primero, protección divina, porque se está en la mira de un Estado-gobierno, colonial y receloso, que quitará su paz, su carácter arcádico. Pero, pueblo y gobierno tienen que rendir cuentas a Dios, a la Verdad Suprema. A la Justicia Divina. Uno de los poetas e historiadores del poblado, Carlos López Dzur, tiene un lenguaje peculiarmente existencial y metafórico para describir esta etapa fundacional y formativa del Colectivo: «lo que fue (el pueblo en su albores) no parece / integradamente unificado todavía» (cf. «La épica identitaria»). El pueblo es un niño, urgido de 'amor nutricio'. No ha crecido, experimenta en dolores de cercimiento y no ha sido reconocido por su mayor1a de edad por el Estado y la Iglesia. A ese niño de mogotes calcáreos y abismos brujos y cuevas para el indio y para el negro y traficante en trueque con piratas, mercaderes de cueros, lo divertí con la pesca del dajao, lo bañé e viejos charcos, lo dormí en hamaca de ms sueños. A quienes especulaban falazmente que la gente, en casi toda la isla, sería «de, por sí muy desidiosa y sin sujección alguna por parte del gobierno» [2] y que, por tal razón, se rehuyeron la alternativa de las milicias y la vida religiosa y moral, manifestándose una repulsión al trabajo, se lee la cartilla. Tampoco es así de simple. Otra vez nos vemos en necesidad de plantear cómo el colono tiene la necesidad de desmentir al que le piensa incapaz de ser. Siempre se es, on accidentes y defectuosidades respecto a un ideal, pero se parte de 'sido' y, más tarde, la disyuntiva es o darse su liberación o una representación adecuadal pero, al menos, en la etapa inicial, es imprescindible que sea coherente con su vida organizada, con necesidades afectivas, nutricias, que lo lleven a su madurez. Toda iniciativa fundacional de pueblo es una épica que López Dzur ha descrito de este modo: «Fundar un pueblo une voluntades, incentiva un colectivo y esa fundación se canta como epopeya. Es momento en la historia para lo épico». [3] De modo que ya, en la etapa de búsqueda identitaria, la aldea convocada pierde su paz. El 'arcadicus juvenis' tiene que hacerse adulto e ir avanzando-hacia su vejez, resolverse con su destino-sido. Sabe que vendrá un fisco / una Intendencia / de la mano con un Cabildo. [4] En el fragmento del texto presentado, se expresan poéticamente algunas cosas de la tesis inicial: La 'comunidad' ha tenido que vérselas con una geografía desafiante (de mogotes, abismos brujos, cuevas); las leyendas spuntan a que el colono se relacionó a los indígenas nativos, en ese grado vinculador en que, como enseñara Marc Bloch, «los nombres de los barrios sirven para recorrer la línea de los tiempos en sentido inverso. Sus topónimos (nombres propios de lugar) reflejan la flora, la fauna, las topografías e hidrografías de la antigüedad; trazan contornos borrosos de viejos hatos, cotos, haciendas e ingenios; proyectan patrones de colonización y de explotación de la tierra; reafirman diluidas herencias y persistencias indígenas; y exhuman remotos colonizadores para develarnos su hablar, sus costumbres, sus imperativos, sus devociones, y por qué no, sus mentalidades» (Torrech). [5] Las relaciones intergrupales incluyen al afroamericano y al bucanero, interesado en el 'trueque'. Se han codificado oficios en essos alboers empresariales: la ganadería, e trabajo de cueros, la pesca y los tejidos. El pepiniano es religioso pero la oferta educativa que el Establecimiento puede ofrecer, a través de los franciscanos es pésima. En el 'lomo del ser' de ese hombre en gestación que designamos el pepiniano, hay demasiadas cosas más perdidas que añoradas y, por esa razón se sufre un poco. La religiosidad estética de los templos, la sabiduría perenne que nos convierten idealmente en las encarnaciones de 'Niños-Viejo-Cristianos' cedió al prgmatismo de lo inevitable y lo necesario. La Aldea sufre, en consecuencia: Sé que él sufre, que perdió la memoria como un viejo de más de dos centurias, pero es mi viejo bueno de los siglos (y noble cuano quiere y tonto) y, con todos sus defectos y man1as, lo quiero (loc. cit.) Las geografía difícil incide sobre el beneficio adquirible paara la economía. El Teniente a Guerra y uno de los capitanes pobladores Cristóbal González de la Cruz advirtió sobre las 'lejanías' vedantes del Pueblo y los caminos que, sin las herramientas adecuadas, son trampas hacia el abismo. El mismo argumento se utiliza para segregar al Sitio Lares de Pepino. Lares que fue declarado pueblo independientes del Partido de San Sebastián el 26 de abril de 1827, con 273 vecinos, por motivo de que «carecían de pronta administración de justicia, la aspereza de caminos y la distancia a la capilla del Pepino». No obstante, con el posible auxilio de los indígena en tn diversas zonas, se descubrieron innumerables charcas, árboles autóctonos, frutas, sitios con recursos de flora y nichos ecológicos. Se aprendió a tejer hamacas y, hoy por hoy, el pueblo se jacta de ser Cuna de la Hamaca, faceta en la que tiene maravillosos artesanos. En el área de la educación, con menos indígenas que los que tuvo la vecina La Hispaniola, Puerto Rico es parte de las sombras de lo que se ignora. El taíno enseñará, hasta que se disuelva fisonómica, pero no moralmente en el mestizaje, lo que es un principio de su ética más pura en su raza. No creen en la propiedad privada; el sentido de cooperación y trueque es generoso. No es lo mismo que se alega que son ladrones, o que por libertinaje no respetan las cosas ajenas, que decir que comparten todo en común. Fray Alonso del Espinar, radicao en Aguada, fue convocado por Fray Nicolás de Ovando y otros doce frailes franciscanos para que fuesen a establecer los primeros conventos y escuelas de La Española. Seguramente, este proyecto en ninguna de las Antillas tendría respeto después de la honda cicatriz y roncha permanente ocasionada por ellos, y los primeros 200 cristianos, 20 caballos y perros de caza, que con el Almirante y su hermano, Bartolomé Colón, el Gobernador, llegaron, ci el pretexto de un proyecto de fundar pueblos, barrios y templos en Quiskeya. [6} PROFANACION DEL TEMPLO: La comunidad que, después de todo, es un reunión de seres humanos, se plantea la vida como lucha en la que hay que sobrevivir; la vida es también justicia, en su sentido más relativo, agenciarse algo que conviene, que sea premio o victoria después de ls lucha, apetito activo de sobrevivencia.
TuWeb
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Mis aficiones
Mis libros / C. López Dzur
Álbum de Fotos
carlosdzur1998: Mi curriculum
Mis enlaces
El viene de un monte verde
Tantralia
De ANTI-MANUAL PARA MICROEMPRESARIOS
Cuentos de mis libros
Análisis de mundo / Bitácora de C. López Dzur
Poemarios en la red
Profecía del que espera en vano
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
El nuevo libro de Newt
Presentan 'Canto al hermetismo' de López Dzur
Huertos / Siembra de la haba y el achiote
Huerto / El Maíz y siembra de eucalipto
Huerto / Siembra de la calabaza y del frijol
La oscura historia de la experimentación médica
El intelecto cósmico
Beneficio de los árboles
carlosdzur1998: Tres árboles boricuas
El animal-hombre / Cuento
Piratas judíos en el Caribe / Reseña de libro de E. Kritzler
Del poemario HOSTOSIANAS
A Walt Whitman
Un adolescente cualquiera
Del poemario YO SOY LA MUERTE
Sobre el libro LA ZONA DE EMERGENCIA
Carlancas / Aforismos / Folclor
Los niños fumigados de a soja
TRECE MONOGRAFíAS / Historia Pepiniana
Un Historiador con Trascendencia
La sonrisa del siglo XXI / EN TORNO AL PERIODISMO
Función del hipotálamo y la agresividad
La hiena como asesino
La Ley de la Mordaza en Puerto Rico
Primer poeta y el periodista pionero en Borinquén
Aprendizaje del Cashrut y el Shejitá / Poema ecologico
Proceso de concentración del ingreso sin precedentes
El ladrón raptador
La víctima dormida / CUENTO
Lo incompatible / POEMA
Cuento: El hombre que enamoraba las hormigas
Mi pueblito en su épica histórica inicial (1)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (2)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (3)
Los poderes interventores / poemario
Economía subterránea prevalece en Puerto Rico
Extranjerización de la tierra
Meditaciones sádicas / al Marquis de Sade (1740 - 1814)
Consignas políticas para tiempos de crisis
La pubertad de la palabra
Yo soy la Nube Roja
Ética a Nicómaco o alguna sapiencia que tenga el corazón: López Dzur
TLANIHUIC / EXISTO
Amonestación a Gilles de Rais
EN ESTA MISMA ISLA
El Señor de los vientos / ECOLOGíA
Te lloro, Princesa
Energía renovable y de sustento
A Dafnis, inventor de la poesía bucólica
El arte permite brotar a la verdad
LA MADRE VERDADERA / LAMIA / ETNOCIDIO
Excluídos del abrazo
Desde la bárbara Troya
La sustentabilidad y sus contextos: C. López Dzur
Encontrar un interlocutor
Defiende tu pozo / Ecología
Bitácora de Carlos López Dzur: Nemoroso y la memoria de Elisa
La protección de las bestias del campo
Memorias de la caverna / Frags. poemario
La deconstrucción del modelo protagónico hegeliano
Lección de economía de un delincuente
Crisis alimentaria (2007-2008) e inestabilidad
Soberanía alimentaria: Un Nuevo concepto
Poetas Invitados a mi Website: Fanny Jaretón
Venga quien canta
A Astarté, diosa del Amor
Genocidio y despoblamiento de América
El sentido de comunidad
El feminicidio como patrón en la historia
La mística tántrica: Textos lopezurianos
Foro: De la Guerra: ¿sabía Ud.? / Palestina / López Dzur
Dzur: Del libro «La revolución profunda»
ENLACES INTERESANTES / DZUR / 1
Anexión de California, 1846
Poetas Invitados a mi Website: César Vallejo
Escuelas Libres, Extinción y genocidio
Bitacora comunitaria de Carlos López Dzur
Mi amigo Baudelaire
¿Qué realmente sabe de la corrupción en Puerto Rico?
De Teoría de la sustentabilidad
Escríbanos / Cartas / Enlaces / Amigos
ENLACES DE AMIGOS
Del libro Teth, mi serpiente
Ecología y sustentabilidad: Credos y Principios
Irak, neo-colonia de los EE.UU., al costo de 1.3 millones de civiles muertos
Cómo se templa el espíritu para la Revolución
Presentimiento / cuento
Narcotráfico e imperialismo
Por qué condeno el sionismo de Israel
Poeta Invitado: Rubén Darío
Biografías de Educadores pepinianos: Proyecto de Investigación
Seis compañías judías poseen 96% de los Medios del Mundo
Por qué creo en el socialismo autogestionario
En el Bicentenario de la Independencia Mexicana
Diez razones para dejar la CocaCola
Deseo, sexo, alma y mitología
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Los EE.UU. e Israel
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Librepensamiento y comunidad
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
«Sin comunidad no hay moralidad»: Tonnies
Poeta Invitado: Charles Baudelaire
Datos sobre el terrorismo en Puerto Rico
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
De Estéticas mostrencas y vitales
Carlos López Dzur / Foro Comunitario
Teoría de la sustentabilidad / Carlos López Dzur
Ecología y sustentabilidad: Enlaces y Teorías
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
El proceso femenino / Poemario / Carlos López Dzur
El proceso femenino / CONT.
El proceso femenino / CONT. / 3
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Diálogo con Shiva en invierno (O meditación de Navidad)
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Amor a la vida
Poetas Invitados a mi Website: Beatriz Ojeda
Foro Comunitario: Propuesta: Cien mil empleos productivos...
Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas
LA NADA Y LA POESIA
El capitalismo enfermo
Y LOS BOSQUES SE SECAN
Folclor y mitología zorruna
Mi música / Carlos López Dzur / Bitácora
Sobre la amistad
En días de enfermedad y convalescencia
Mis libros y autores favoritos
Foro Comunitario: Remembranza del ex-diplomático y ex-gobernador
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Foro de cuentos: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poesía: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de eco-poemas: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poemas: Evocación de Orfeo / Galeón
Foro Ambiental: Ideología del Movimiento Ecologista
Index / Artículos de C. López Dzur
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar
Poeta Invitado a mi Website: Jaime Sabines
Organum: Poemas para ecosembradores
Organum: Poemas para ecosembradores / cont.
Organum: Poemas para ecosembradores / 3
La queja de Eros
Las llamas del Ser / De «La Revolución profunda»
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Puerto Rico: Proyecto Constitucional de Reforma
Pasión y muerte del Agua
Reflexiones sobre la devastación / Foro de Cuentos
carlosdzur1998: Las cuentas claras del capitalismo en USA
Santidad de la Luna / Carlos López Dzur
Foro Comunitario: Estadísticas concernientes a la prostitución
A Antonio José de Sucre (1795-1830)
A MIS HIJOS DE OTOñO / Carlos López Dzur
Para hablar sobre la libertad con Gabi / Carlos López Dzur
VOMENASAL O LA VIDA COMO UN PUGILATO
Canto a la Libertad / CARLOS LOPEZ DZUR
DE LA ZONAS DEL CARACTER / Los niños
TODOS SOMOS INMIGRANTES / Carlos López Dzur
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Esbozo de declaración poético-ambientalista
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Poetas Invitados a mi Website: Ana Romano
Sesiones / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 1 del Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 2 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 3 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 4 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Entrevistas interesantes
Mi currículum antisofista
La ley de la selva en la estatalidad moderna
La puntera / Sociología de los Delitos
Carlos López Dzur / Me voy a parar encima de tu cabeza
Carlos López Dzur / Poemas al Padre Sol / El dragón de las Tinieblas
CANTO AL AGUA OXIGENEDA / ECO Y DISONANCIA
Entrevista a Robert Faurisson / por Mourad Ouabass
Huertos: Las Hierbas contra la Depresión
Lo amenazante / Las cosas más feas / Bitácora de Carlos López Dzur
KETUVIM / ESCRITOS / POEMAS DE LOPEZ DZUR
Colaboraciones interesantes: Bitácora / López Dzur
Libro: Estado de alerta y esperanza: Carlos López Dzur
Dzur: Proyecto Fortune, Gente del 10 porciento, Cuando el fraude fue de $300 billones
O'Higgins ¿Bisexual? / El Padre de la patria
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED?
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED? / MATRIARCADO
DZUR / INDICE / BOLIVAR Y YO / A HUGO CHAVEZ
carlosdzur1998: La brutalidad policial en Anaheim desata la furia
DZUR / INDICE / NOTA / sobre Estado de Alerta y esperanza
Huerto: Soja de Monsanto y sus efectos adversos
DZUR / Textos sueltos / Estado de Alerta y esperanza
Victor López Nieves: poeta de SS del Pepino / PR
Cuentos sediciosos y bolivarianos / López Dzur
DEL ALMA BORICUA / CARLOS LOPEZ DZUR
BENDICION DE LA ZORREADA / LOPEZ DZUR
ESTADO DE ALERTA Y ESPERANZA / Indice
Los 25 poemarios de Carlos López Dzur
15 Libros de Narrativa de López Dzur
Huertos: SAUCE (Criollo o Colorado; Bardaguera)
Huerto: EL CULTIVO DE YUCA (Manihot sculenta)
Huerto: La sábila o alóe vera, propiedades medicinales
Remedios populares para curar cataratas del ojo
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar (1)
Cuento: LA LEY DE LA PISTOLA Y EL GOBIERNO «PARA SIEMPRE»
Cuento: LA PESADILLA DE TANTON
Cuento: EL PERMISO
Cuento: EL NIETO Y EL MECHON DE PELO
INDICE: Cuentos sediciosos y bolivarianos
Cuento: EL DIA UNO
Cuento: LA CRUZ PARLANTE
Cuento: TESTIMONIO SOBRE INSECTOS Y GUSANOS
Comparative Statistics On Crime / International
Esto tambien es Israel
 
Mi pueblito en su épica histórica inicial (3)
*

DEL TEMPLO O SENTIDO DE LO RELIGIOSO: La fundación de la primera Parroquia Católica, [1] en 1759, indicaría que, tras 7 años de labor colonizadora e intenso trabajo, entre los nuevos parroquianos y la vieja gente de campo, habrían unas sólidas miras de fructíficar en la zona, originando la rentabilidad y el crecimiento socialdemográfico. Se quiso, además, un sentido de comunidad.

Es decir, un vez se se materializó menos indolencia por razón de trabajo se quiere unas calificacuiones, un reconocimiento. Este es el pueblo que al crecer quiere celebraciones de cumpleaños, ceremonbias y diplomas.

El proyecto empresarial sin la sutorización necesaria no es confiable. Se pierde la inocencia cuando se sabe. Hay que adquirir la existencia oficial ex-profesamnete y edificar el templo es paso necesario, aunque la plaza venga después que la Casa del Rey. Iglesia primero, protección divina, porque se está en la mira de un Estado-gobierno, colonial y receloso, que quitará su paz, su carácter arcádico. Pero, pueblo y gobierno tienen que rendir cuentas a Dios, a la Verdad Suprema. A la Justicia Divina.

Uno de los poetas e historiadores del poblado, Carlos López Dzur, tiene un lenguaje peculiarmente existencial y metafórico para describir esta etapa fundacional y formativa del Colectivo: «lo que fue (el pueblo en su albores) no parece / integradamente unificado todavía» (cf. «La épica identitaria»). El pueblo es un niño, urgido de 'amor nutricio'. No ha crecido, experimenta en dolores de cercimiento y no ha sido reconocido por su mayor1a de edad por el Estado y la Iglesia.

A ese niño de mogotes calcáreos
y abismos brujos y cuevas para el indio
y para el negro y traficante
en trueque con piratas,
mercaderes de cueros, lo divertí
con la pesca del dajao,
lo bañé e viejos charcos,
lo dormí en hamaca de ms sueños.

A quienes especulaban falazmente que la gente, en casi toda la isla, sería «de, por sí muy desidiosa y sin sujección alguna por parte del gobierno» [2] y que, por tal razón, se rehuyeron la alternativa de las milicias y la vida religiosa y moral, manifestándose una repulsión al trabajo, se lee la cartilla. Tampoco es así de simple.

Otra vez nos vemos en necesidad de plantear cómo el colono tiene la necesidad de desmentir al que le piensa incapaz de ser. Siempre se es, on accidentes y defectuosidades respecto a un ideal, pero se parte de 'sido' y, más tarde, la disyuntiva es o darse su liberación o una representación adecuadal pero, al menos, en la etapa inicial, es imprescindible que sea coherente con su vida organizada, con necesidades afectivas, nutricias, que lo lleven a su madurez.

Toda iniciativa fundacional de pueblo es una épica que López Dzur ha descrito de este modo: «Fundar un pueblo une voluntades, incentiva un colectivo y esa fundación se canta como epopeya. Es momento en la historia para lo épico». [3] De modo que ya, en la etapa de búsqueda identitaria, la aldea convocada pierde su paz. El 'arcadicus juvenis' tiene que hacerse adulto e ir avanzando-hacia su vejez, resolverse con su destino-sido. Sabe que vendrá un fisco / una Intendencia / de la mano con un Cabildo. [4]

En el fragmento del texto presentado, se expresan poéticamente algunas cosas de la tesis inicial: La 'comunidad' ha tenido que vérselas con una geografía desafiante (de mogotes, abismos brujos, cuevas); las leyendas spuntan a que el colono se relacionó a los indígenas nativos, en ese grado vinculador en que, como enseñara Marc Bloch, «los nombres de los barrios sirven para recorrer la línea de los tiempos en sentido inverso. Sus topónimos (nombres propios de lugar) reflejan la flora, la fauna, las topografías e hidrografías de la antigüedad; trazan contornos borrosos de viejos hatos, cotos, haciendas e ingenios; proyectan patrones de colonización y de explotación de la tierra; reafirman diluidas herencias y persistencias indígenas; y exhuman remotos colonizadores para develarnos su hablar, sus costumbres, sus imperativos, sus devociones, y por qué no, sus mentalidades» (Torrech). [5]

Las relaciones intergrupales incluyen al afroamericano y al bucanero, interesado en el 'trueque'. Se han codificado oficios en essos alboers empresariales: la ganadería, e trabajo de cueros, la pesca y los tejidos. El pepiniano es religioso pero la oferta educativa que el Establecimiento puede ofrecer, a través de los franciscanos es pésima. En el 'lomo del ser' de ese hombre en gestación que designamos el pepiniano, hay demasiadas cosas más perdidas que añoradas y, por esa razón se sufre un poco. La religiosidad estética de los templos, la sabiduría perenne que nos convierten idealmente en las encarnaciones de 'Niños-Viejo-Cristianos' cedió al prgmatismo de lo inevitable y lo necesario. La Aldea sufre, en consecuencia:

Sé que él sufre, que perdió la memoria
como un viejo de más de dos centurias,
pero es mi viejo bueno de los siglos
(y noble cuano quiere y tonto)
y, con todos sus defectos
y man1as, lo quiero (loc. cit.)

Las geografía difícil incide sobre el beneficio adquirible paara la economía. El Teniente a Guerra y uno de los capitanes pobladores Cristóbal González de la Cruz advirtió sobre las 'lejanías' vedantes del Pueblo y los caminos que, sin las herramientas adecuadas, son trampas hacia el abismo. El mismo argumento se utiliza para segregar al Sitio Lares de Pepino. Lares que fue declarado pueblo independientes del Partido de San Sebastián el 26 de abril de 1827, con 273 vecinos, por motivo de que «carecían de pronta administración de justicia, la aspereza de caminos y la distancia a la capilla del Pepino».

No obstante, con el posible auxilio de los indígena en tn diversas zonas, se descubrieron innumerables charcas, árboles autóctonos, frutas, sitios con recursos de flora y nichos ecológicos. Se aprendió a tejer hamacas y, hoy por hoy, el pueblo se jacta de ser Cuna de la Hamaca, faceta en la que tiene maravillosos artesanos.

En el área de la educación, con menos indígenas que los que tuvo la vecina La Hispaniola, Puerto Rico es parte de las sombras de lo que se ignora. El taíno enseñará, hasta que se disuelva fisonómica, pero no moralmente en el mestizaje, lo que es un principio de su ética más pura en su raza. No creen en la propiedad privada; el sentido de cooperación y trueque es generoso. No es lo mismo que se alega que son ladrones, o que por libertinaje no respetan las cosas ajenas, que decir que comparten todo en común.

Fray Alonso del Espinar, radicao en Aguada, fue convocado por Fray Nicolás de Ovando y otros doce frailes franciscanos para que fuesen a establecer los primeros conventos y escuelas de La Española.

Seguramente, este proyecto en ninguna de las Antillas tendría respeto después de la honda cicatriz y roncha permanente ocasionada por ellos, y los primeros 200 cristianos, 20 caballos y perros de caza, que con el Almirante y su hermano, Bartolomé Colón, el Gobernador, llegaron, ci el pretexto de un proyecto de fundar pueblos, barrios y templos en Quiskeya. [6}

PROFANACION DEL TEMPLO: La comunidad que, después de todo, es un reunión de seres humanos, se plantea la vida como lucha en la que hay que sobrevivir; la vida es también justicia, en su sentido más relativo, agenciarse algo que conviene, que sea premio o victoria después de ls lucha, apetito activo de sobrevivencia.



Foto

*

NOTAS BIBLIOGRAFI CAS

[1] Real Cédula al Gobierno de Puerto Rico para que informe sobre la Iglesia de San Sebastián del Pepino, 14 de octubre de 1778, en: A.G.I., Secc. Santo Domingo, legajo 2380 y Carta del Consejo de Indias solicitando informes sobre la petición de José Feliciano González, 16 de noviembre de 1776, A.G.I., Secc. de Santo Domingo, legajo 2283.

[2] Eugenio Fernández Méndez, «Crónicas de Puerto Rico» (Editorial UPR, Río Piedras, 1969), ps. 18, 316-16, 342; Ciríaco Pérez Bustamante, «Las regiones españolas y la población de América», en; Revista de Indias, Año 2, núm. 6, 1941.

[3] López Dzur, Una Introducción, «Epica», ed. cit.

[4] El Dr. Generoso E. Morales, en su libro «Fundación del pueblo de Lares» (1946), explica sobre las funciones de un Capitán Poblador, en ps.45-46, 52 y 85-87.

En Pepino, La primera Casa Municipal (o del Rey) fue construída en 1808. Se constituyó como Ayuntamiento en 1812. La primera iglesia se terminó de construir en 1800 (la primera tentativa de construcción se produjo en 1778) y se colocó bajo la advocación de San Sebastián Mártir, por lo que la Fiesta del Patrón se fechan para el 20 de enero.

El Cabildo, en cuanto institución representativa, es la estructura formalizada de la empresa política fundacional, pero no es necesriamente toda la justicia y eficiencia que una comunidad aspira o necesita de un gobierno. Un cabildo colonial estorba más que lo que resuelve. A falta de mayores documentos, escritos y orales, se conoce que el aguadeño Cristóbal González de la Cruz, capitán de Milicias para 1777, sería el primer Teniente a Guerra del pueblo de Pepino para 1800. Otros funcionarios del mismo tipo son los Tenientes a Guerra Lucas Martinez.para 1807, Thomas de Rivera en 1813, Jose Gonzalez en 1814 y Andres de la Cruz en 1817. Primeros cabildos organizados, ya de forma sucesiva, con Alcaldes ordinarios y constuitucionales, son los de Manuel Ramos (1812 y 1817).

Es importante indicar que la autoridad policíaco-militar es el primer servicio que brinda cualquier simulacro de Cabildo ideal. El Teniente a Guerra son los ojos del Gobernador en los poblados y, si bien puede asumir alguna tarea protectiva, la misma es nula si la comunidad se resiste o no participa. Los nombres de los funcionarios que han servido en Pepino y la comarca como tales han sobrevivido por la constancia escrita y alarmas en cuanto a eventos acecidos durante el periodo de su nombramiento. Pensemos, por ejemplo, en el conato de una conspiración de esclavos en Aguadilla en 1795. La misma cobró una trascendencia porque el Gobierno español la vinculó a un acto de emulación de otras revueltas de esclavos en Haití, alegando que ocurrió «a imitación de la de Guárico, colonia francesa», donde se asesinaron en la noche a todos los blancos.

[5] Rafael A. Torrech San Inocencio, «Los barrios de Puerto Rico. Historia y Toponimia». El libro describe bellamente la función de los barrios, verdadera pureza de la gesta épica, «puente fundamental entre el hogar y el mundo» y, por ende, depostario de «sus imperativos, sus devociones, y por qué no, sus mentalidades» (Torrech).

[6] Si es en los barrios y yucayeques donde se establece el puente entre hogar y mundo, entre lo propio y lo ajeno, entre anfitriones y recién migrados en aras de morada, lo que se iniciara con caballos, perros y espadas, contra la raza taína fue un mal comienzo para la empresa de convivencia llamada 'colonización'. Esta provocó el exterminio de casi 100,000 indígenas, después de la captura y ejecución de Caonabó y su familia. Esta no fue sólo asunto de una isla vecina. Fue la declaración de una ideología castellana para todo un continente. Los taínos, mayores de 14 años de edad, tendrían que pagar un tributo cada tres meses, una jarra llena de oro, o 25 librs de algodóm. Una moneda de latón, utiliada como si fuese un 'guanín', o medallón, sería la evidencia de que el indígena cumplía con el pago. Sin embargo, ni aún reducida a la mitad el trubuto de oro reclamado por el explotador, los taínos no podían cumplir este impuesto. Como castigo se le cortaban las manos y se les desangraba hasta la muerte.


Foto