Cuando creyó que la noche había pasado sin incidentes, el policía, adormilado en su carro de patrullaje, se desperezó y observó varios zigzags en la marcha de un automóvil a lo lejos. Al verlo aproximarse, el patrullero le echó las luces y una ruidosas alarmas. Iría por el conductor ebrio. Hora: las 2:00 de la madrugada y descubrió, para su asombro, que eran dos 'putasos simpáticos' y una adolescente, al parecer, ebria o dormida. Revisó el área con la rutina debida. Tomó datos. Los hizo salir. Alumbró el coche con una linterna, sin perder de vista a los sujetos,m pidiéndoles manos a la cabeza. y 30 o más pies de distancia del carro-patrullero. Allí, en el auto intervenido, halló una muchacha que dormía en despatarre, con una faldita tan corta que le miraba un alma azul como cielo de seda, y se pegó en su propia quijada para indicar que es hermoso. No quería que ella despertara, oaunque, conn una mano sobaría aquellos muslos, sintiéndolos deliciosamente suaves a su tacto. La delicia se transmitía hasta su alma burda ya interesada en. ponerla en una posición adecuada para clavarse de hocico en su pudenda Allá, a la distancia requerida al pie del carro de policíaco, con manos en sus cabezas, la pareja espera. Oyen las comunicaciones en clave entre detectives y policías. Ya aburridos, friolentos, preocupados, los detenidos se preguntan por qué tarda la indagatoria. «¿No es mejor que comience por ellos y deje a la niña dormida?», piensa uno que entra en sospecha. La menor huele a cerveza, en plena inconciencia. A ellos, con el insulto de «cállense, maricas», desde el primer momento, al notar sus vestidos de mujer, los condenó a llevar sus manos a la cabeza, de rodillas en la carretera.. «¿Será aprendiz de putilla? Mira esa falda. Hecha para enseñar el culo», especula el investigador policíaco, entretenido con las lindas entrepiernas y muslos. Ahora cree que tendrá su presia de pollo en estas oscuras y desérticas noches, rumbo a Las Vegas. Y se bajó la cremallera y alterna con el acto de reasomar la cabeza, gritando: «¡Manos a la cabeza, carajo! ¡Quietos y de rodillas, porque, si no les disparo!» Ella duerme su zorra sin dspertar todavía. El medita que la va a rellenar con su dulzura. La monda de su pene está babiendo y él ya le zafó las pantaletas y se bajó sus pantalones. Allá, a cuarenta pies de distancia, no se puede ver si él tiene las nalgas al aire y si la poseeerá en el espacio reducido, tras el asiento delantero, mas bien sucede que ellos si son expertos al adivinar lo que pasa. Es policía es alto, más corpulento que delgado; más panzón que ágil, mas tiene alguna práctica, subiéndose mujeres a los güevos. Y razpne para sí que debe ser como el gallo, apresurar el brete, no perder de vista a los fulanos. Disimulo y drezaar que no despierta. En realidad, los hombres alll son un pareja de mulas y ella, su cómplice. «¡Ojalá que no se ponga nerviosa, o siquiera despierte!», piensan ellos. Hay mucho bolsos con dinero y alguna evidencia comprometedora en el cofre del auto. No estaban en el Casino. Entregaron droga y les pagaron. Es sorprendente que tome tanto tiempo en la adolescente y registre las cajuelas, en, cada pulgada de escondite, cada espacio en el auto y la explicación se asoma. «¡Ese cabrón se coge tu hermana, me cae! «Cállense, putos», gritó itra vez al escuchar los susurros. «El chota sabe más que lo ve; ésyo me apesta». Ella ha sido pervertida desde los 15 años para estra tarea y les consuela que no está hablando, «lo hace y sí que nos refunden en la cárcel». La pareja la llevan consigo, siempre tan maquillada que se ve en edad legal de los desmadres; pero, ella es parte del show del apariencialismo empático. Son «burreros» y ella una burrita colombiana, encantadora. Adivinándose que éste es un guardia lujurioso, los maricas discuten si conviene que se ofrezca una buena mordida, como se estila en México o «si a éste yankee, gabacho de la chingada, hay que matarlo por torpe». Se emputan, al repensar, que están en la calle con ligeros vestidos de damasilas de vida alegre, el frío colándosele por debajo de las nalgas y las rodillas clavadas en un pizarral gravilloso. «Y para joder no llamó de putos». «¡No aguanto más!», se puso en pie. Bajó las manos, apresuró el paso hacia el coche detenido, donde está la policía. «¡Deténte, puto!», alcanzó a verlo. «¿Qué hace? Atiéndame. Estamos impacientes y uted no está haciendo nada bueno». «¡Vuelva a la esquina!», ordena el policía y busca la pistola; pero está aterrorizado por la vergüenza y la culpa. «Salga a interrogarnos y sáquele el pene del culo». «¡Vuelva a la esquina o le disparo!» .«Que deje de comer mierda con la nena y mire que me estoy orinando y me urge un cigarro. Están en la guantera».. «Les dij a los dos dos: Manos a la cabeza. ¡A Los dos!» «¡Pero ya sé por qué nos mandó lejos !¡Abusador! Ella no despertará. Es mi hermana con quien se ha metido, ¿sabe?», advierte al 'uniformado'. «Ya voy con ustedes. Calma», ordena el aludido a mitad de camino. Y, tan cercano fue el primer asedio al policía, que lo observó pujando sus espasmos finales, semidesnudo, con miedo y al otro que navegara más escurridizamente para cumplir su propósito agresivsivo, sobró el tiempo suficiente para sacar una pistola de algún lugar escondido debajo del asiento delantero. Asaltaron su propio automóvil. «No vaya a disparar y herirla», suplica el policía, sacándose las nalgas de la niña de encima «¡Abusador!», gritó con ira, «ni ebria ni dormidas, respeta a las mujeres» y le disparó varios tiros en el rostro.. 22-09-2003 / CARLOS LOPEZ DZUR
TuWeb
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Mis aficiones
Mis libros / C. López Dzur
Álbum de Fotos
carlosdzur1998: Mi curriculum
Mis enlaces
El viene de un monte verde
Tantralia
De ANTI-MANUAL PARA MICROEMPRESARIOS
Cuentos de mis libros
Análisis de mundo / Bitácora de C. López Dzur
Poemarios en la red
Profecía del que espera en vano
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
El nuevo libro de Newt
Presentan 'Canto al hermetismo' de López Dzur
Huertos / Siembra de la haba y el achiote
Huerto / El Maíz y siembra de eucalipto
Huerto / Siembra de la calabaza y del frijol
La oscura historia de la experimentación médica
El intelecto cósmico
Beneficio de los árboles
carlosdzur1998: Tres árboles boricuas
El animal-hombre / Cuento
Piratas judíos en el Caribe / Reseña de libro de E. Kritzler
Del poemario HOSTOSIANAS
A Walt Whitman
Un adolescente cualquiera
Del poemario YO SOY LA MUERTE
Sobre el libro LA ZONA DE EMERGENCIA
Carlancas / Aforismos / Folclor
Los niños fumigados de a soja
TRECE MONOGRAFíAS / Historia Pepiniana
Un Historiador con Trascendencia
La sonrisa del siglo XXI / EN TORNO AL PERIODISMO
Función del hipotálamo y la agresividad
La hiena como asesino
La Ley de la Mordaza en Puerto Rico
Primer poeta y el periodista pionero en Borinquén
Aprendizaje del Cashrut y el Shejitá / Poema ecologico
Proceso de concentración del ingreso sin precedentes
El ladrón raptador
La víctima dormida / CUENTO
Lo incompatible / POEMA
Cuento: El hombre que enamoraba las hormigas
Mi pueblito en su épica histórica inicial (1)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (2)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (3)
Los poderes interventores / poemario
Economía subterránea prevalece en Puerto Rico
Extranjerización de la tierra
Meditaciones sádicas / al Marquis de Sade (1740 - 1814)
Consignas políticas para tiempos de crisis
La pubertad de la palabra
Yo soy la Nube Roja
Ética a Nicómaco o alguna sapiencia que tenga el corazón: López Dzur
TLANIHUIC / EXISTO
Amonestación a Gilles de Rais
EN ESTA MISMA ISLA
El Señor de los vientos / ECOLOGíA
Te lloro, Princesa
Energía renovable y de sustento
A Dafnis, inventor de la poesía bucólica
El arte permite brotar a la verdad
LA MADRE VERDADERA / LAMIA / ETNOCIDIO
Excluídos del abrazo
Desde la bárbara Troya
La sustentabilidad y sus contextos: C. López Dzur
Encontrar un interlocutor
Defiende tu pozo / Ecología
Bitácora de Carlos López Dzur: Nemoroso y la memoria de Elisa
La protección de las bestias del campo
Memorias de la caverna / Frags. poemario
La deconstrucción del modelo protagónico hegeliano
Lección de economía de un delincuente
Crisis alimentaria (2007-2008) e inestabilidad
Soberanía alimentaria: Un Nuevo concepto
Poetas Invitados a mi Website: Fanny Jaretón
Venga quien canta
A Astarté, diosa del Amor
Genocidio y despoblamiento de América
El sentido de comunidad
El feminicidio como patrón en la historia
La mística tántrica: Textos lopezurianos
Foro: De la Guerra: ¿sabía Ud.? / Palestina / López Dzur
Dzur: Del libro «La revolución profunda»
ENLACES INTERESANTES / DZUR / 1
Anexión de California, 1846
Poetas Invitados a mi Website: César Vallejo
Escuelas Libres, Extinción y genocidio
Bitacora comunitaria de Carlos López Dzur
Mi amigo Baudelaire
¿Qué realmente sabe de la corrupción en Puerto Rico?
De Teoría de la sustentabilidad
Escríbanos / Cartas / Enlaces / Amigos
ENLACES DE AMIGOS
Del libro Teth, mi serpiente
Ecología y sustentabilidad: Credos y Principios
Irak, neo-colonia de los EE.UU., al costo de 1.3 millones de civiles muertos
Cómo se templa el espíritu para la Revolución
Presentimiento / cuento
Narcotráfico e imperialismo
Por qué condeno el sionismo de Israel
Poeta Invitado: Rubén Darío
Biografías de Educadores pepinianos: Proyecto de Investigación
Seis compañías judías poseen 96% de los Medios del Mundo
Por qué creo en el socialismo autogestionario
En el Bicentenario de la Independencia Mexicana
Diez razones para dejar la CocaCola
Deseo, sexo, alma y mitología
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Los EE.UU. e Israel
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Librepensamiento y comunidad
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
«Sin comunidad no hay moralidad»: Tonnies
Poeta Invitado: Charles Baudelaire
Datos sobre el terrorismo en Puerto Rico
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
De Estéticas mostrencas y vitales
Carlos López Dzur / Foro Comunitario
Teoría de la sustentabilidad / Carlos López Dzur
Ecología y sustentabilidad: Enlaces y Teorías
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
El proceso femenino / Poemario / Carlos López Dzur
El proceso femenino / CONT.
El proceso femenino / CONT. / 3
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Diálogo con Shiva en invierno (O meditación de Navidad)
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Amor a la vida
Poetas Invitados a mi Website: Beatriz Ojeda
Foro Comunitario: Propuesta: Cien mil empleos productivos...
Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas
LA NADA Y LA POESIA
El capitalismo enfermo
Y LOS BOSQUES SE SECAN
Folclor y mitología zorruna
Mi música / Carlos López Dzur / Bitácora
Sobre la amistad
En días de enfermedad y convalescencia
Mis libros y autores favoritos
Foro Comunitario: Remembranza del ex-diplomático y ex-gobernador
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Foro de cuentos: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poesía: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de eco-poemas: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poemas: Evocación de Orfeo / Galeón
Foro Ambiental: Ideología del Movimiento Ecologista
Index / Artículos de C. López Dzur
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar
Poeta Invitado a mi Website: Jaime Sabines
Organum: Poemas para ecosembradores
Organum: Poemas para ecosembradores / cont.
Organum: Poemas para ecosembradores / 3
La queja de Eros
Las llamas del Ser / De «La Revolución profunda»
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Puerto Rico: Proyecto Constitucional de Reforma
Pasión y muerte del Agua
Reflexiones sobre la devastación / Foro de Cuentos
carlosdzur1998: Las cuentas claras del capitalismo en USA
Santidad de la Luna / Carlos López Dzur
Foro Comunitario: Estadísticas concernientes a la prostitución
A Antonio José de Sucre (1795-1830)
A MIS HIJOS DE OTOñO / Carlos López Dzur
Para hablar sobre la libertad con Gabi / Carlos López Dzur
VOMENASAL O LA VIDA COMO UN PUGILATO
Canto a la Libertad / CARLOS LOPEZ DZUR
DE LA ZONAS DEL CARACTER / Los niños
TODOS SOMOS INMIGRANTES / Carlos López Dzur
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Esbozo de declaración poético-ambientalista
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Poetas Invitados a mi Website: Ana Romano
Sesiones / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 1 del Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 2 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 3 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 4 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Entrevistas interesantes
Mi currículum antisofista
La ley de la selva en la estatalidad moderna
La puntera / Sociología de los Delitos
Carlos López Dzur / Me voy a parar encima de tu cabeza
Carlos López Dzur / Poemas al Padre Sol / El dragón de las Tinieblas
CANTO AL AGUA OXIGENEDA / ECO Y DISONANCIA
Entrevista a Robert Faurisson / por Mourad Ouabass
Huertos: Las Hierbas contra la Depresión
Lo amenazante / Las cosas más feas / Bitácora de Carlos López Dzur
KETUVIM / ESCRITOS / POEMAS DE LOPEZ DZUR
Colaboraciones interesantes: Bitácora / López Dzur
Libro: Estado de alerta y esperanza: Carlos López Dzur
Dzur: Proyecto Fortune, Gente del 10 porciento, Cuando el fraude fue de $300 billones
O'Higgins ¿Bisexual? / El Padre de la patria
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED?
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED? / MATRIARCADO
DZUR / INDICE / BOLIVAR Y YO / A HUGO CHAVEZ
carlosdzur1998: La brutalidad policial en Anaheim desata la furia
DZUR / INDICE / NOTA / sobre Estado de Alerta y esperanza
Huerto: Soja de Monsanto y sus efectos adversos
DZUR / Textos sueltos / Estado de Alerta y esperanza
Victor López Nieves: poeta de SS del Pepino / PR
Cuentos sediciosos y bolivarianos / López Dzur
DEL ALMA BORICUA / CARLOS LOPEZ DZUR
BENDICION DE LA ZORREADA / LOPEZ DZUR
ESTADO DE ALERTA Y ESPERANZA / Indice
Los 25 poemarios de Carlos López Dzur
15 Libros de Narrativa de López Dzur
Huertos: SAUCE (Criollo o Colorado; Bardaguera)
Huerto: EL CULTIVO DE YUCA (Manihot sculenta)
Huerto: La sábila o alóe vera, propiedades medicinales
Remedios populares para curar cataratas del ojo
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar (1)
Cuento: LA LEY DE LA PISTOLA Y EL GOBIERNO «PARA SIEMPRE»
Cuento: LA PESADILLA DE TANTON
Cuento: EL PERMISO
Cuento: EL NIETO Y EL MECHON DE PELO
INDICE: Cuentos sediciosos y bolivarianos
Cuento: EL DIA UNO
Cuento: LA CRUZ PARLANTE
Cuento: TESTIMONIO SOBRE INSECTOS Y GUSANOS
Comparative Statistics On Crime / International
Esto tambien es Israel
 
La víctima dormida / CUENTO

Cuando creyó que la noche había pasado sin incidentes, el policía, adormilado en su carro de patrullaje, se desperezó y observó varios zigzags en la marcha de un automóvil a lo lejos. Al verlo aproximarse, el patrullero le echó las luces y una ruidosas alarmas. Iría por el conductor ebrio.

Hora: las 2:00 de la madrugada y descubrió, para su asombro, que eran dos 'putasos simpáticos' y una adolescente, al parecer, ebria o dormida. Revisó el área con la rutina debida. Tomó datos. Los hizo salir. Alumbró el coche con una linterna, sin perder de vista a los sujetos,m pidiéndoles manos a la cabeza. y 30 o más pies de distancia del carro-patrullero.

Allí, en el auto intervenido, halló una muchacha que dormía en despatarre, con una faldita tan corta que le miraba un alma azul como cielo de seda, y se pegó en su propia quijada para indicar que es hermoso. No quería que ella despertara, oaunque, conn una mano sobaría aquellos muslos, sintiéndolos deliciosamente suaves a su tacto. La delicia se transmitía hasta su alma burda ya interesada en. ponerla en una posición adecuada para clavarse de hocico en su pudenda

Allá, a la distancia requerida al pie del carro de policíaco, con manos en sus cabezas, la pareja espera. Oyen las comunicaciones en clave entre detectives y policías. Ya aburridos, friolentos, preocupados, los detenidos se preguntan por qué tarda la indagatoria. «¿No es mejor que comience por ellos y deje a la niña dormida?», piensa uno que entra en sospecha.

La menor huele a cerveza, en plena inconciencia. A ellos, con el insulto de «cállense, maricas», desde el primer momento, al notar sus vestidos de mujer, los condenó a llevar sus manos a la cabeza, de rodillas en la carretera..

«¿Será aprendiz de putilla? Mira esa falda. Hecha para enseñar el culo», especula el investigador policíaco, entretenido con las lindas entrepiernas y muslos. Ahora cree que tendrá su presia de pollo en estas oscuras y desérticas noches, rumbo a Las Vegas. Y se bajó la cremallera y alterna con el acto de reasomar la cabeza, gritando: «¡Manos a la cabeza, carajo! ¡Quietos y de rodillas, porque, si no les disparo!»

Ella duerme su zorra sin dspertar todavía. El medita que la va a rellenar con su dulzura. La monda de su pene está babiendo y él ya le zafó las pantaletas y se bajó sus pantalones.

Allá, a cuarenta pies de distancia, no se puede ver si él tiene las nalgas al aire y si la poseeerá en el espacio reducido, tras el asiento delantero, mas bien sucede que ellos si son expertos al adivinar lo que pasa. Es policía es alto, más corpulento que delgado; más panzón que ágil, mas tiene alguna práctica, subiéndose mujeres a los güevos. Y razpne para sí que debe ser como el gallo, apresurar el brete, no perder de vista a los fulanos. Disimulo y drezaar que no despierta.

En realidad, los hombres alll son un pareja de mulas y ella, su cómplice. «¡Ojalá que no se ponga nerviosa, o siquiera despierte!», piensan ellos. Hay mucho bolsos con dinero y alguna evidencia comprometedora en el cofre del auto. No estaban en el Casino. Entregaron droga y les pagaron. Es sorprendente que tome tanto tiempo en la adolescente y registre las cajuelas, en, cada pulgada de escondite, cada espacio en el auto y la explicación se asoma.

«¡Ese cabrón se coge tu hermana, me cae!

«Cállense, putos», gritó itra vez al escuchar los susurros.

«El chota sabe más que lo ve; ésyo me apesta».

Ella ha sido pervertida desde los 15 años para estra tarea y les consuela que no está hablando, «lo hace y sí que nos refunden en la cárcel». La pareja la llevan consigo, siempre tan maquillada que se ve en edad legal de los desmadres; pero, ella es parte del show del apariencialismo empático. Son «burreros» y ella una burrita colombiana, encantadora.

Adivinándose que éste es un guardia lujurioso, los maricas discuten si conviene que se ofrezca una buena mordida, como se estila en México o «si a éste yankee, gabacho de la chingada, hay que matarlo por torpe». Se emputan, al repensar, que están en la calle con ligeros vestidos de damasilas de vida alegre, el frío colándosele por debajo de las nalgas y las rodillas clavadas en un pizarral gravilloso. «Y para joder no llamó de putos».

«¡No aguanto más!», se puso en pie. Bajó las manos, apresuró el paso hacia el coche detenido, donde está la policía.

«¡Deténte, puto!», alcanzó a verlo.

«¿Qué hace? Atiéndame. Estamos impacientes y uted no está haciendo nada bueno».

«¡Vuelva a la esquina!», ordena el policía y busca la pistola; pero está aterrorizado por la vergüenza y la culpa.

«Salga a interrogarnos y sáquele el pene del culo».

«¡Vuelva a la esquina o le disparo!»

.«Que deje de comer mierda con la nena y mire que me estoy orinando y me urge un cigarro. Están en la guantera»..

«Les dij a los dos dos: Manos a la cabeza. ¡A Los dos!»

«¡Pero ya sé por qué nos mandó lejos !¡Abusador! Ella no despertará. Es mi hermana con quien se ha metido, ¿sabe?», advierte al 'uniformado'.

«Ya voy con ustedes. Calma», ordena el aludido a mitad de camino.

Y, tan cercano fue el primer asedio al policía, que lo observó pujando sus espasmos finales, semidesnudo, con miedo y al otro que navegara más escurridizamente para cumplir su propósito agresivsivo, sobró el tiempo suficiente para sacar una pistola de algún lugar escondido debajo del asiento delantero. Asaltaron su propio automóvil.

«No vaya a disparar y herirla», suplica el policía, sacándose las nalgas de la niña de encima

«¡Abusador!», gritó con ira, «ni ebria ni dormidas, respeta a las mujeres» y le disparó varios tiros en el rostro..

22-09-2003 / CARLOS LOPEZ DZUR


Foto

MIS CUENTOS

<a href="http://www.mundopoesia.com/foros/prosa-espirituales-misticos-religiosos-ateistas-y-o-filosoficos/252677-el-nino-que-conversa-con-las-aves.html">El niño que conversa con las aves</a>

<a href="http://carloslopezdzur-carlos.blogspot.com/2010/01/cuento-tres-voces-de-dos-viejas-locas.html">Cecilio el desobediente</a>

<a href="http://www.reocities.com/baudelaire1998/lasgoteras.html">El perro que enamoraba las hormigas</a>

<a href="http://www.reocities.com/baudelaire1998/lasgoteras.html">Las goteras</a> / <a href="http://carlos92701.tripod.com/frayjuan.html">El reloj orgánico: 92701</a>

<a href="http://clopezdzur.blogspot.com/2009/12/el-milagro-de-navidad-cuento.html">El milagro de Navidad</a>


Foto