RIO PIEDRAS (PUERTO RICO): Durante la segunda presentación del lanzamiento de 15 libros que coloca en el mercado la nueva editorial Colección Maravilla, el autor Carlos López Dzur estuvo presente y presentó su libro junto a otros compañeros del emprendimiento editorial. Los gestores de la Colección Maravilla son dos artistas multidisciplinarios: Néstor Barreto, también poeta, Teo Freytes y el planificador, Jorge Carbonell. La primera presentación se realizó el 6 de abril del 2011 en Cabaré / Río en la Avenida Ponce de León en Río Piedras. En esta segunda presentación, se hallaron Angel Luis Méndez, Alberto Prieto, Carlos López Dzur, Chiara Merino, Enrique Puig, Esteban Valdés, Héctor Babilonia, Roberto Net Carlo, y sus gestores, Teo Freytes y Néstor Barreto. De lo conversado con López Dzur y su libro, supimos que se ha residenciado recientemente en Puerto Rico, después de 32 años de ausencia de su patria. Néstor Barreto lo presentó como un educador universitario, multicultural, filósofo heideggeriano y cultivador de los géneros del cuento, la poesía y la crítica. El poemario que la Colección Maravilla publica de López Dzur es «el primer cuaderno que contiene su meditación política e histórica sobre el llamado American Dream». López Dzur ofrece su desmitologización pública del proceso mediante el cual la clase media y pobre de los EE.UU. ha ensoñado, con profundo autoengaño, anhelos que a duras penas se cumplen. El libro es, por ende, ataque de desenmascaramiento del hermetismo como política falsaria, demagógica y de puertas cerradas. En política parlamentaria, se menciona a menudo un hermetismo que consiste en la creación de mecanismos obstrusivos y laberintos de interminables trabas para que no se acceda a información básica sobre el manejo legislativo y no se pueda cumplir con los estándares de transparencia y legitimación que el pueblo merece entre quienes se representan. El hermetismo mantiene la información en reserva; obstruye la referencia pública sobre temas importantes, con lo que el silencio se vuelve contra un pueblo. Si queremos una lectura política de este libro de poemas, en el «Preámbulo», comienzan las claves. Hay una invitación a buscar la voz que no calla, que es valiente, con la cual puede emprenderse una causa común y sustancialmente beneficiosa. Entonces, esa voz sería la del político / dirigente responsable / el revolucionario / dispuesto a escuchar a su pueblo y tomar acción por y con él: busquen aquel cuya voz esencial haya sido: ¡Habla! Te escucho. Dáme tu palabra y tu dolor manifiesto, pongámonos en la presencia y la esperanza. ¡Actuemos, unámonos para que no haya quien nos silencie y nos calle! [Canto al hermetismo, 1] Pero hay una segunda clave en el poemario, si la lectura que se pretende no es social-política. El «Yo miedoso» y los marcos artificiales y logificados de mutismo y silencio, si bien son conspiracionales contra el Estado, también lo son contra el Yo individual mismo. Los herméticos crean a los Don Nadie con sus engaños, a ilusos y cobardes. Han plasmado al Don Nadie, al Yo miedoso, iluso, satisfecho, unificado en sus marcos artificiales, logificados por mutismos y seudo-conspiraciones. Nada escuchan, nada comunican cuando el clamor es organízate y habla; habla aunque te duela la mentira de la boca y la verdad te desangre y te saque los dientes. [Canto al hermetismo, 3.] La demoledora voz anti-hermética que trae López Dzur salpica con su crítica otra corriente que con el sello de hermetismo pulula en la historia, o los predios de las superestructuras ideológicas de la humandad. En este caso se trata del falso esoterismo, o de otros que colocan las trabas al conocimiento objetivo, anteponiéndo «fábulas, fuegos fatuos del mundo interno». Recordemos que también se conoce como hermetismo cierto «conjunto de creencias filosóficas y religiosas, basadas principalmente en escritos atribuidos a Hermes Trimegisto» u otras escuelas iniciáticas que instruyen sobre «despertares de la Potencia Oculta que está en nosotros» a través de iniciaciones mántricas, planetarias, lumínicas y de ascenso hacia la «Palabra Perdida» en el Océano sin límites de la Vida. Antes de echar andanadas contra el hermetismo espiritual, en este libro concreto, prefiere utilizar uno de los cuentos de hada coleccionados por los hermanos Jacob y Whilhelm Grimm. Es uno de Charles Perrault (1628-1703), autor francés de la «Cenicienta O La Zapatilla De Cristal». López Dzur ha sabido plantear la parodia y la malicia que contienen los cuentos de hadas, o aparentemente infantiles de este autor. Según dijo, disfruta los textos polémicos de Perrault, entre ellos: «El Siglo de Luis el Grande» (1687), «Paralelo de los Antiguos» (1688) y los «Modernos» (1692), que arrancaran la crítica de Boileau, por codificar ataques al principio de autoridad. De los «Cuentos de mi madre la Oca» (1697) de Perrault, López Dzur hace paradojas poéticas, parodias y moralejas sobre la decantada democracia estadounidense, las políticas de los Padres Fundadores («American Founding Fathers») y primeros constitucionalistas, los cuentos del pasado fosilizados en el Sueño Americano. El «Canto al hermetismo» es una invitación a la osadía sincera, al hablar sin hermetismo sobre historia estadounidense, Padres Fundadores y American Dream. En rigor, un canto anti-hermético en que se recrea el cuento de «La Cenicienta» / de tal manera la Nación Estadounidense es la criadita que en el cuento de Perrault: «siempre andaba sucia y tiznada por la ceniza», por lo que sus hermanastras «le pusieron el sobrenombre de Cenicienta». López Dzur dice que las hermanastras y madrastra perversa en Norteamérica o en las naciones con poblaciones proletarizadas son las 'políticas' domésticas'. Leer «Cenicienta» como una historia de perdón sincero y no entender el modelo social de su lectura es lo que López Dzur llama «sucumbir al hermetismo»; hay muchas cosas que deben pasar antes de que la niña Ceniciente / la Nación / ceda y ayude sin queja a sus hermanas a fin de que lleven una vida digna, juntas y con su madrastra. López coincide con la moraleja del cuento de Perrault: «No se debe despreciar al humilde, siempre tiene tesoros que no se ven». El Hada Madrina concede a Cenicienta valores, no belleza meramente externa. Hay interesantes textos para explicar la naturaleza del Hada y estos valores, que son adquiribles mediante las lecciones y asimilación del sufrimiento que le infligen los explotadores (sus propias hermanastras), quienes se creen más bellas y merecedoras. Mas al fin, quien llega a ser la reina, a obtener el «rico tesoro de ser admirada», como dice Perrault. es ella, la que fue criada, sucia y encenizada por desollinar los pisos en la casa de su madrastra. Cenienta es la clase trabajadora. López Dzur no moraliza al estilo de Perrault, pero coincide en la idea de que el progreso es posible gracias a las artes tanto como a las ciencias, y que hay momentos históricos / o siglos / que tienen superioridad sobre otros en la experiencia particular de las cultura, e. g, el siglo de Luis sobre el siglo de Augusto. «Sería un hermetismo que se concluyera la moraleja como un mero consejo para buscar marido, rico y prestigioso, cazar al príncipe y calzarse en la zapatilla que no le sirve: 'Bellas, ya lo sabéis, más que andar bien peinadas / os vale en el afán de ganar corazones / que como virtudes os concedan las hadas, / bondad y gentileza, los más preciados dones». «Veo en esta pequeña historia una parábola social y doy como tarea al hermetismo dos cosas, sobre todo, corporizar las ideas, pluralizar sin esconder el conocimiento y consecuentemente que, cuando hay disponibles los elementos o símbolos, adecuados símbolos oníricos, saber que se mientan la consciencia cósmica y entender la crítica porque las zapatillas / valores para pisar firme se pierden, se ocultan, si no se sabe curiosear sobre el pie y la dirección que se debe ocupar para dignidad y admiración». Para López Dzur, el Sueño Americano de las hermanas de la Cenicienta es soñarrera y mera propaganda de Nación Feliz; pero, en la vida de la Cenicienta lo que hay es humillación, explotación y menosprecio de parte de sus hermanastras. En ese sentido, con el hermetismo: Ha sido glorificada la opinión del que domina, el pensamiento de las élites. El narcisismo que no renuncia al sinsentido y las directrices que lo trazan desde arriba… Cenicienta es la nación explotada que sigue callada. Sus enemigos pueden estar dentro de su propia familia, así como ser liderazgo encumbrado. Los poemas que dedica a Washington son duros: «Seguir callados, Padre de la Patria… / Usted también, Mr. Washington…» (CH, 5 y 6.) Mienta las inconsistencias de los Padres Fundadores de la nación estadounidense». La primera parte del libro es una descripción de «El Ciego». Esta es «La Voz» hablante que reconstruirá la interpretración nueva, no hermética, de la nación y democracia estadounidense. Veamos estos textos de la sección primera: «El ciego», que contiene 29 pormas. Aquellos que nos observan, desde allí, son los ojos de la patria, Padres de la Nación. Todos tienen un rostro en piedra dibujado. Un monumento que nunca se añeja. Y más que su nombre histórico, su esencia se aúpa en las Constituciones. Más reales que el mármol, o el bronce de sus bustos, son las heridas abiertas y los dolores que, en sangre, mancharon los campos y ciudades. ¡Hijos de América, recobren esa memoria en este instante! Es necesaria. Es indispensable. ¡La memoria heroica del pasado! Observen allá los héroes de Lexington y Concord. La Revolución directamente desatada contra el Parlamento. Jorge Washington que selló la Independencia y declaró una verdad que ojalá y perdure para siempre. Observen allá: el Congreso Continental adoptó una bandera, seis estrellas y franjas solamente, pero éste fue el comienzo de los Estados Libres tras la batalla de Princeton. La lucha en Saratoga dispuso el triunfo con la esperanza firme. Aquellos rostros representan los héroes con que el mundo vio la aurora libertaria, aquellos que junto a Washington se reunieron en Filadelfia y New Hampshire. Nómbralos, pueblo, conmigo. Son la verdad de un territorio que conoció la esclavitud desventurada, las guerras del colono francés contra los indios, los impuestos sobre el azúcar, las Actas Intolerables, la ignominiosa presencia del coloniaje británico y sus gendarmerías. Nómbralos, nación, porque han admitido que la Tierra de esta América ha sido abierta para todos y será generosa. El territorio es inmenso y el cuáquero, el judío, el católico, el creyente, cualquiera sea su procedencia, son dignos de inmigrar, cantar conmigo. Han de ser libres, en ejercicio productivo, todos bienvenidos… ¡Hombres honrados, serviciales, semillas de generaciones nuevas, con futuro, canten con regocijo los nombres señalados: Washington, Jefferson, Hamilton, Adams! Graben la Carta de Derechos en sus corazones. ¡Puede que fuera de sus consciencias no exista dicha Carta para siempre! 2. Congregáos y meditad, oh nación sin pudor: Sofonías: 2: 1 No dejarán esta verdad a merced del artificio. No lo permitan. Desde un túnel del oído, oigan que vale mil razones hacer condena de los males pasados y romper las cadenas coloniales y el poder injustamente impuesto. No dejen la verdad a merced del artificio. Con el uso político de retórica amañada, caminan en peligro los patriotas, la gente de buena voluntad y su empresa de futuro. No sean cómplices de los que trepidan en sombras, cebados de hermetismo. Aquellos que, en 1776, firmaron su Declaración de Hombres Libres son los educadores; no los sabuesos para el ultraje, el mordisco o el silencio. Que haya fiesta hoy porque el Leviatán se acerca, el mal tiempo, la Gran Tiniebla. Fiesta en la consciencia, no en las calles. ¡Fiesta en medio del emergente luto! Démos este recuerdo como meditación al mundo. Abran el olfato grande, intensamente. Y que el más ciego entienda y traiga su perro bueno y finalmente diga: Saquen de sus pechos el grito: ¡No seremos cómplices ni burguesía reaccionaria! No dejaré esta verdad a merced del artificio. Seamos otra vez los revolucionarios. 3. Y el ciego, en pie, reunió a la gente que lo conoció y vino oírlo. A variadas multitudes, cuanto pudo, las reunió en la plaza. En realidad, él era La Voz, no las pupilas. En realidad, era el olfato, no las narices y, en realidad, tenía en sí todos los tiempos, arcaicos y arquetípicos, tiempos de la sabiduría; en adición al presente. Con toda la memoria y fuerza de su verbo, leyó en su corazón la Gran Promesa, el juramento firmado en Filadelfia y principios consagrados en la Carta de Derechos. Y, en realidad él era más antiguo que Vermont y la Unión; en realidad, él era más que un ciego en la América del Norte; en realidad, él era la Voz y la Conciencia del Mundo… 4. Porque su rostro envejeció y no respetaban sus ojos, el Ciego salió de la penumbra. Se presentó con el valor de su entera autopresencia. Y alegó: «¡Aquí me tienen! Con coraje que desafía las ausencias, con dolor que a las peñas conmueve. ¡Vean! ¡Es necesario que confronten las cuencas de mis ojos; vean mi boca que, si tiembla es por ira! ¡Vean mis pupilas que, no viendo comprenden! ¡Estoy en rabia y desilusionado! ¡Pero estoy a la voz con el futuro!». «Si yo dijera lo que escuché desde que en mi sector de células me vieron, si yo acusara a los que en mi camino me palparon y me desconocieron, si yo acusara a los que me sacaron los ojos, de seguro que ya, sin gozo, temblarían; y yo, que he temblado a solas, ya no tiemblo; no es la hora de temblar si me queda La Voz, el Oído, el Tacto y el Noble Olfato. A veces un poco de lujuria que a mis ansiedades calme o satisfagan». «He visto a muchos cobardes y traidores: Basta que diga uno: Benedict Arnold y supe, no por verlo que era él, no sabría describirlo. Sólo consta su delito. El me dijo: No voy a matarte. Eres un ciego de mierda y vio mis gestos en vibración sutil, huyó tranquilo. Habría querido verlo en el espectro después de lo que dijo pues yo dejé la caverna de los mudos, me quise dar lo que soy, en realidad, no las pupilas. Yo soy La Voz, el olfato engrandecido desde los tiempos de la sorda, fría caverna, el rescoldo afótico de lo súbito, rumbo a ninguna parte y, sin embargo, existo y cada vez más poderoso… porque sueño, protejo, me apiado, me educo»… 5. … aviva tu obra en medio de los tiempos; en medio de los tiempos házla conocer; en la ira acuérdate de la misericordia. Habacuc: 3:2 «Estoy buscando un Parlamento bueno. Un congreso que escuche, un pueblo santo. Un amigo del Hombre. Y véme: mi vestido está raído y mi vara es mi único objeto de sustento. Una bruja en carne y hueso me persigue. Me ha cegado desde tiempos milenarios. No puede matar el hombre que hay en mí. También tendrían que enfrentarse al ángel bravo de mi perro. O a un hada iluminadora, pero horrible: la realidad que sangra en los cruces de camino. No pueden; pero me acosan y me roban cuanto quieren. Voy a Providencia. Sólo entonces me llevo mi mascota. Esta vez daré mis razones en Rhode Island porque allí, conocí a Roger Williams, allí alabé su nombre, allí supe de sus méritos. Muchos callan que existo y me vieron y no me llamaron a su mundo… Yo desafié el azar sin estructura y el eco de la mímesis … Williams me dijo: «Eso es bueno». Necesité otras solidaridades, datos acaso de ajenos retos y me han abandonado, siglo a siglo, me han dejado con las manos vacías; aún más ignoto y solo… por eso no me gustan los herméticos. Y les odio, porque a mi soledad y desamparo no han aportado nada, más aporta mi perro, que ha sido fiel amigo, mi guardián… ¿Pero los demás para qué sirven, cínicos, para qué, protagorianos, si en vano en su justicia confío? [Canto al hermetismo / frags.] La segunda parte o final del poemario se titula «La sandalia», con una clara alusión a la Zapatilla de Cristal del cuento de Perrault. Libro revolucionario, desmitificador y valiente, «Canto al hermetismo» se puede adquirir en las librerías de Río Piedras, entre ellas, La Tertulia o se puede puede pedir a los editores por correo electrónico: coleccion.maravilla@gmail.com La publicadora, Colección Maravilla, tiene sus talleres en San Juan Puerto Rico.
TuWeb
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Mis aficiones
Mis libros / C. López Dzur
Álbum de Fotos
carlosdzur1998: Mi curriculum
Mis enlaces
El viene de un monte verde
Tantralia
De ANTI-MANUAL PARA MICROEMPRESARIOS
Cuentos de mis libros
Análisis de mundo / Bitácora de C. López Dzur
Poemarios en la red
Profecía del que espera en vano
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
El nuevo libro de Newt
Presentan 'Canto al hermetismo' de López Dzur
Huertos / Siembra de la haba y el achiote
Huerto / El Maíz y siembra de eucalipto
Huerto / Siembra de la calabaza y del frijol
La oscura historia de la experimentación médica
El intelecto cósmico
Beneficio de los árboles
carlosdzur1998: Tres árboles boricuas
El animal-hombre / Cuento
Piratas judíos en el Caribe / Reseña de libro de E. Kritzler
Del poemario HOSTOSIANAS
A Walt Whitman
Un adolescente cualquiera
Del poemario YO SOY LA MUERTE
Sobre el libro LA ZONA DE EMERGENCIA
Carlancas / Aforismos / Folclor
Los niños fumigados de a soja
TRECE MONOGRAFíAS / Historia Pepiniana
Un Historiador con Trascendencia
La sonrisa del siglo XXI / EN TORNO AL PERIODISMO
Función del hipotálamo y la agresividad
La hiena como asesino
La Ley de la Mordaza en Puerto Rico
Primer poeta y el periodista pionero en Borinquén
Aprendizaje del Cashrut y el Shejitá / Poema ecologico
Proceso de concentración del ingreso sin precedentes
El ladrón raptador
La víctima dormida / CUENTO
Lo incompatible / POEMA
Cuento: El hombre que enamoraba las hormigas
Mi pueblito en su épica histórica inicial (1)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (2)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (3)
Los poderes interventores / poemario
Economía subterránea prevalece en Puerto Rico
Extranjerización de la tierra
Meditaciones sádicas / al Marquis de Sade (1740 - 1814)
Consignas políticas para tiempos de crisis
La pubertad de la palabra
Yo soy la Nube Roja
Ética a Nicómaco o alguna sapiencia que tenga el corazón: López Dzur
TLANIHUIC / EXISTO
Amonestación a Gilles de Rais
EN ESTA MISMA ISLA
El Señor de los vientos / ECOLOGíA
Te lloro, Princesa
Energía renovable y de sustento
A Dafnis, inventor de la poesía bucólica
El arte permite brotar a la verdad
LA MADRE VERDADERA / LAMIA / ETNOCIDIO
Excluídos del abrazo
Desde la bárbara Troya
La sustentabilidad y sus contextos: C. López Dzur
Encontrar un interlocutor
Defiende tu pozo / Ecología
Bitácora de Carlos López Dzur: Nemoroso y la memoria de Elisa
La protección de las bestias del campo
Memorias de la caverna / Frags. poemario
La deconstrucción del modelo protagónico hegeliano
Lección de economía de un delincuente
Crisis alimentaria (2007-2008) e inestabilidad
Soberanía alimentaria: Un Nuevo concepto
Poetas Invitados a mi Website: Fanny Jaretón
Venga quien canta
A Astarté, diosa del Amor
Genocidio y despoblamiento de América
El sentido de comunidad
El feminicidio como patrón en la historia
La mística tántrica: Textos lopezurianos
Foro: De la Guerra: ¿sabía Ud.? / Palestina / López Dzur
Dzur: Del libro «La revolución profunda»
ENLACES INTERESANTES / DZUR / 1
Anexión de California, 1846
Poetas Invitados a mi Website: César Vallejo
Escuelas Libres, Extinción y genocidio
Bitacora comunitaria de Carlos López Dzur
Mi amigo Baudelaire
¿Qué realmente sabe de la corrupción en Puerto Rico?
De Teoría de la sustentabilidad
Escríbanos / Cartas / Enlaces / Amigos
ENLACES DE AMIGOS
Del libro Teth, mi serpiente
Ecología y sustentabilidad: Credos y Principios
Irak, neo-colonia de los EE.UU., al costo de 1.3 millones de civiles muertos
Cómo se templa el espíritu para la Revolución
Presentimiento / cuento
Narcotráfico e imperialismo
Por qué condeno el sionismo de Israel
Poeta Invitado: Rubén Darío
Biografías de Educadores pepinianos: Proyecto de Investigación
Seis compañías judías poseen 96% de los Medios del Mundo
Por qué creo en el socialismo autogestionario
En el Bicentenario de la Independencia Mexicana
Diez razones para dejar la CocaCola
Deseo, sexo, alma y mitología
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Los EE.UU. e Israel
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Librepensamiento y comunidad
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
«Sin comunidad no hay moralidad»: Tonnies
Poeta Invitado: Charles Baudelaire
Datos sobre el terrorismo en Puerto Rico
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
De Estéticas mostrencas y vitales
Carlos López Dzur / Foro Comunitario
Teoría de la sustentabilidad / Carlos López Dzur
Ecología y sustentabilidad: Enlaces y Teorías
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
El proceso femenino / Poemario / Carlos López Dzur
El proceso femenino / CONT.
El proceso femenino / CONT. / 3
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Diálogo con Shiva en invierno (O meditación de Navidad)
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Amor a la vida
Poetas Invitados a mi Website: Beatriz Ojeda
Foro Comunitario: Propuesta: Cien mil empleos productivos...
Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas
LA NADA Y LA POESIA
El capitalismo enfermo
Y LOS BOSQUES SE SECAN
Folclor y mitología zorruna
Mi música / Carlos López Dzur / Bitácora
Sobre la amistad
En días de enfermedad y convalescencia
Mis libros y autores favoritos
Foro Comunitario: Remembranza del ex-diplomático y ex-gobernador
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Foro de cuentos: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poesía: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de eco-poemas: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poemas: Evocación de Orfeo / Galeón
Foro Ambiental: Ideología del Movimiento Ecologista
Index / Artículos de C. López Dzur
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar
Poeta Invitado a mi Website: Jaime Sabines
Organum: Poemas para ecosembradores
Organum: Poemas para ecosembradores / cont.
Organum: Poemas para ecosembradores / 3
La queja de Eros
Las llamas del Ser / De «La Revolución profunda»
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Puerto Rico: Proyecto Constitucional de Reforma
Pasión y muerte del Agua
Reflexiones sobre la devastación / Foro de Cuentos
carlosdzur1998: Las cuentas claras del capitalismo en USA
Santidad de la Luna / Carlos López Dzur
Foro Comunitario: Estadísticas concernientes a la prostitución
A Antonio José de Sucre (1795-1830)
A MIS HIJOS DE OTOñO / Carlos López Dzur
Para hablar sobre la libertad con Gabi / Carlos López Dzur
VOMENASAL O LA VIDA COMO UN PUGILATO
Canto a la Libertad / CARLOS LOPEZ DZUR
DE LA ZONAS DEL CARACTER / Los niños
TODOS SOMOS INMIGRANTES / Carlos López Dzur
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Esbozo de declaración poético-ambientalista
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Poetas Invitados a mi Website: Ana Romano
Sesiones / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 1 del Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 2 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 3 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 4 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Entrevistas interesantes
Mi currículum antisofista
La ley de la selva en la estatalidad moderna
La puntera / Sociología de los Delitos
Carlos López Dzur / Me voy a parar encima de tu cabeza
Carlos López Dzur / Poemas al Padre Sol / El dragón de las Tinieblas
CANTO AL AGUA OXIGENEDA / ECO Y DISONANCIA
Entrevista a Robert Faurisson / por Mourad Ouabass
Huertos: Las Hierbas contra la Depresión
Lo amenazante / Las cosas más feas / Bitácora de Carlos López Dzur
KETUVIM / ESCRITOS / POEMAS DE LOPEZ DZUR
Colaboraciones interesantes: Bitácora / López Dzur
Libro: Estado de alerta y esperanza: Carlos López Dzur
Dzur: Proyecto Fortune, Gente del 10 porciento, Cuando el fraude fue de $300 billones
O'Higgins ¿Bisexual? / El Padre de la patria
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED?
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED? / MATRIARCADO
DZUR / INDICE / BOLIVAR Y YO / A HUGO CHAVEZ
carlosdzur1998: La brutalidad policial en Anaheim desata la furia
DZUR / INDICE / NOTA / sobre Estado de Alerta y esperanza
Huerto: Soja de Monsanto y sus efectos adversos
DZUR / Textos sueltos / Estado de Alerta y esperanza
Victor López Nieves: poeta de SS del Pepino / PR
Cuentos sediciosos y bolivarianos / López Dzur
DEL ALMA BORICUA / CARLOS LOPEZ DZUR
BENDICION DE LA ZORREADA / LOPEZ DZUR
ESTADO DE ALERTA Y ESPERANZA / Indice
Los 25 poemarios de Carlos López Dzur
15 Libros de Narrativa de López Dzur
Huertos: SAUCE (Criollo o Colorado; Bardaguera)
Huerto: EL CULTIVO DE YUCA (Manihot sculenta)
Huerto: La sábila o alóe vera, propiedades medicinales
Remedios populares para curar cataratas del ojo
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar (1)
Cuento: LA LEY DE LA PISTOLA Y EL GOBIERNO «PARA SIEMPRE»
Cuento: LA PESADILLA DE TANTON
Cuento: EL PERMISO
Cuento: EL NIETO Y EL MECHON DE PELO
INDICE: Cuentos sediciosos y bolivarianos
Cuento: EL DIA UNO
Cuento: LA CRUZ PARLANTE
Cuento: TESTIMONIO SOBRE INSECTOS Y GUSANOS
Comparative Statistics On Crime / International
Esto tambien es Israel
 
Presentan 'Canto al hermetismo' de López Dzur

RIO PIEDRAS (PUERTO RICO): Durante la segunda presentación del lanzamiento de 15 libros que coloca en el mercado la nueva editorial Colección Maravilla, el autor Carlos López Dzur estuvo presente y presentó su libro junto a otros compañeros del emprendimiento editorial. Los gestores de la Colección Maravilla son dos artistas multidisciplinarios: Néstor Barreto, también poeta, Teo Freytes y el planificador, Jorge Carbonell.

La primera presentación se realizó el 6 de abril del 2011 en Cabaré / Río en la Avenida Ponce de León en Río Piedras. En esta segunda presentación, se hallaron Angel Luis Méndez, Alberto Prieto, Carlos López Dzur, Chiara Merino, Enrique Puig, Esteban Valdés, Héctor Babilonia, Roberto Net Carlo, y sus gestores, Teo Freytes y Néstor Barreto.

De lo conversado con López Dzur y su libro, supimos que se ha residenciado recientemente en Puerto Rico, después de 32 años de ausencia de su patria. Néstor Barreto lo presentó como un educador universitario, multicultural, filósofo heideggeriano y cultivador de los géneros del cuento, la poesía y la crítica. El poemario que la Colección Maravilla publica de López Dzur es «el primer cuaderno que contiene su meditación política e histórica sobre el llamado American Dream». López Dzur ofrece su desmitologización pública del proceso mediante el cual la clase media y pobre de los EE.UU. ha ensoñado, con profundo autoengaño, anhelos que a duras penas se cumplen. El libro es, por ende, ataque de desenmascaramiento del hermetismo como política falsaria, demagógica y de puertas cerradas.

En política parlamentaria, se menciona a menudo un hermetismo que consiste en la creación de mecanismos obstrusivos y laberintos de interminables trabas para que no se acceda a información básica sobre el manejo legislativo y no se pueda cumplir con los estándares de transparencia y legitimación que el pueblo merece entre quienes se representan. El hermetismo mantiene la información en reserva; obstruye la referencia pública sobre temas importantes, con lo que el silencio se vuelve contra un pueblo. Si queremos una lectura política de este libro de poemas, en el «Preámbulo», comienzan las claves. Hay una invitación a buscar la voz que no calla, que es valiente, con la cual puede emprenderse una causa común y sustancialmente beneficiosa. Entonces, esa voz sería la del político / dirigente responsable / el revolucionario / dispuesto a escuchar a su pueblo y tomar acción por y con él:

busquen aquel
cuya voz esencial haya sido: ¡Habla!
Te escucho. Dáme tu palabra
y tu dolor manifiesto, pongámonos
en la presencia y la esperanza.
¡Actuemos, unámonos para que no haya
quien nos silencie y nos calle!

[Canto al hermetismo, 1]

Pero hay una segunda clave en el poemario, si la lectura que se pretende no es social-política. El «Yo miedoso» y los marcos artificiales y logificados de mutismo y silencio, si bien son conspiracionales contra el Estado, también lo son contra el Yo individual mismo. Los herméticos crean a los Don Nadie con sus engaños, a ilusos y cobardes.

Han plasmado al Don Nadie, al Yo miedoso,
iluso, satisfecho, unificado en sus marcos artificiales,
logificados por mutismos y seudo-conspiraciones.

Nada escuchan, nada comunican
cuando el clamor es organízate y habla;
habla aunque te duela la mentira de la boca
y la verdad te desangre y te saque los dientes.

[Canto al hermetismo, 3.]

La demoledora voz anti-hermética que trae López Dzur salpica con su crítica otra corriente que con el sello de hermetismo pulula en la historia, o los predios de las superestructuras ideológicas de la humandad. En este caso se trata del falso esoterismo, o de otros que colocan las trabas al conocimiento objetivo, anteponiéndo «fábulas, fuegos fatuos del mundo interno». Recordemos que también se conoce como hermetismo cierto «conjunto de creencias filosóficas y religiosas, basadas principalmente en escritos atribuidos a Hermes Trimegisto» u otras escuelas iniciáticas que instruyen sobre «despertares de la Potencia Oculta que está en nosotros» a través de iniciaciones mántricas, planetarias, lumínicas y de ascenso hacia la «Palabra Perdida» en el Océano sin límites de la Vida.

Antes de echar andanadas contra el hermetismo espiritual, en este libro concreto, prefiere utilizar uno de los cuentos de hada coleccionados por los hermanos Jacob y Whilhelm Grimm. Es uno de Charles Perrault (1628-1703), autor francés de la «Cenicienta O La Zapatilla De Cristal».

López Dzur ha sabido plantear la parodia y la malicia que contienen los cuentos de hadas, o aparentemente infantiles de este autor. Según dijo, disfruta los textos polémicos de Perrault, entre ellos: «El Siglo de Luis el Grande» (1687), «Paralelo de los Antiguos» (1688) y los «Modernos» (1692), que arrancaran la crítica de Boileau, por codificar ataques al principio de autoridad.

De los «Cuentos de mi madre la Oca» (1697) de Perrault, López Dzur hace paradojas poéticas, parodias y moralejas sobre la decantada democracia estadounidense, las políticas de los Padres Fundadores («American Founding Fathers») y primeros constitucionalistas, los cuentos del pasado fosilizados en el Sueño Americano.

El «Canto al hermetismo» es una invitación a la osadía sincera, al hablar sin hermetismo sobre historia estadounidense, Padres Fundadores y American Dream. En rigor, un canto anti-hermético en que se recrea el cuento de «La Cenicienta» / de tal manera la Nación Estadounidense es la criadita que en el cuento de Perrault: «siempre andaba sucia y tiznada por la ceniza», por lo que sus hermanastras «le pusieron el sobrenombre de Cenicienta». López Dzur dice que las hermanastras y madrastra perversa en Norteamérica o en las naciones con poblaciones proletarizadas son las 'políticas' domésticas'.

Leer «Cenicienta» como una historia de perdón sincero y no entender el modelo social de su lectura es lo que López Dzur llama «sucumbir al hermetismo»; hay muchas cosas que deben pasar antes de que la niña Ceniciente / la Nación / ceda y ayude sin queja a sus hermanas a fin de que lleven una vida digna, juntas y con su madrastra. López coincide con la moraleja del cuento de Perrault: «No se debe despreciar al humilde, siempre tiene tesoros que no se ven». El Hada Madrina concede a Cenicienta valores, no belleza meramente externa. Hay interesantes textos para explicar la naturaleza del Hada y estos valores, que son adquiribles mediante las lecciones y asimilación del sufrimiento que le infligen los explotadores (sus propias hermanastras), quienes se creen más bellas y merecedoras. Mas al fin, quien llega a ser la reina, a obtener el «rico tesoro de ser admirada», como dice Perrault. es ella, la que fue criada, sucia y encenizada por desollinar los pisos en la casa de su madrastra. Cenienta es la clase trabajadora.

López Dzur no moraliza al estilo de Perrault, pero coincide en la idea de que el progreso es posible gracias a las artes tanto como a las ciencias, y que hay momentos históricos / o siglos / que tienen superioridad sobre otros en la experiencia particular de las cultura, e. g, el siglo de Luis sobre el siglo de Augusto. «Sería un hermetismo que se concluyera la moraleja como un mero consejo para buscar marido, rico y prestigioso, cazar al príncipe y calzarse en la zapatilla que no le sirve: 'Bellas, ya lo sabéis, más que andar bien peinadas / os vale en el afán de ganar corazones / que como virtudes os concedan las hadas, / bondad y gentileza, los más preciados dones». «Veo en esta pequeña historia una parábola social y doy como tarea al hermetismo dos cosas, sobre todo, corporizar las ideas, pluralizar sin esconder el conocimiento y consecuentemente que, cuando hay disponibles los elementos o símbolos, adecuados símbolos oníricos, saber que se mientan la consciencia cósmica y entender la crítica porque las zapatillas / valores para pisar firme se pierden, se ocultan, si no se sabe curiosear sobre el pie y la dirección que se debe ocupar para dignidad y admiración».

Para López Dzur, el Sueño Americano de las hermanas de la Cenicienta es soñarrera y mera propaganda de Nación Feliz; pero, en la vida de la Cenicienta lo que hay es humillación, explotación y menosprecio de parte de sus hermanastras. En ese sentido, con el hermetismo:

Ha sido glorificada la opinión del que domina,
el pensamiento de las élites. El narcisismo
que no renuncia al sinsentido y las directrices
que lo trazan desde arriba…

Cenicienta es la nación explotada que sigue callada. Sus enemigos pueden estar dentro de su propia familia, así como ser liderazgo encumbrado. Los poemas que dedica a Washington son duros: «Seguir callados, Padre de la Patria… / Usted también, Mr. Washington…» (CH, 5 y 6.) Mienta las inconsistencias de los Padres Fundadores de la nación estadounidense».

La primera parte del libro es una descripción de «El Ciego». Esta es «La Voz» hablante que reconstruirá la interpretración nueva, no hermética, de la nación y democracia estadounidense. Veamos estos textos de la sección primera: «El ciego», que contiene 29 pormas.

Aquellos que nos observan, desde allí,
son los ojos de la patria, Padres de la Nación.
Todos tienen un rostro en piedra dibujado.
Un monumento que nunca se añeja.

Y más que su nombre histórico, su esencia se aúpa
en las Constituciones. Más reales que el mármol,
o el bronce de sus bustos, son las heridas abiertas
y los dolores que, en sangre, mancharon los campos
y ciudades. ¡Hijos de América, recobren esa memoria
en este instante! Es necesaria. Es indispensable.
¡La memoria heroica del pasado!

Observen allá los héroes de Lexington y Concord.
La Revolución directamente desatada contra el Parlamento.
Jorge Washington que selló la Independencia y declaró
una verdad que ojalá y perdure para siempre.

Observen allá: el Congreso Continental adoptó
una bandera, seis estrellas y franjas solamente,
pero éste fue el comienzo de los Estados Libres
tras la batalla de Princeton. La lucha en Saratoga
dispuso el triunfo con la esperanza firme.

Aquellos rostros representan los héroes con que el mundo
vio la aurora libertaria, aquellos que junto a Washington
se reunieron en Filadelfia y New Hampshire.

Nómbralos, pueblo, conmigo.
Son la verdad de un territorio que conoció
la esclavitud desventurada, las guerras del colono
francés contra los indios, los impuestos sobre el azúcar,
las Actas Intolerables, la ignominiosa presencia
del coloniaje británico y sus gendarmerías.

Nómbralos, nación, porque han admitido
que la Tierra de esta América ha sido abierta
para todos y será generosa. El territorio es inmenso
y el cuáquero, el judío, el católico, el creyente,
cualquiera sea su procedencia, son dignos
de inmigrar, cantar conmigo. Han de ser libres,
en ejercicio productivo, todos bienvenidos…

¡Hombres honrados, serviciales, semillas
de generaciones nuevas, con futuro,
canten con regocijo los nombres señalados:
Washington, Jefferson, Hamilton, Adams!

Graben la Carta de Derechos en sus corazones.
¡Puede que fuera de sus consciencias
no exista dicha Carta para siempre!


2.

Congregáos y meditad, oh nación
sin pudor: Sofonías: 2: 1

No dejarán esta verdad a merced del artificio.
No lo permitan. Desde un túnel del oído, oigan
que vale mil razones hacer condena
de los males pasados y romper las cadenas coloniales
y el poder injustamente impuesto. No dejen
la verdad a merced del artificio.

Con el uso político de retórica amañada,
caminan en peligro los patriotas,
la gente de buena voluntad
y su empresa de futuro.

No sean cómplices de los que trepidan en sombras,
cebados de hermetismo. Aquellos que, en 1776,
firmaron su Declaración de Hombres Libres
son los educadores; no los sabuesos
para el ultraje, el mordisco o el silencio.

Que haya fiesta hoy porque el Leviatán
se acerca, el mal tiempo, la Gran Tiniebla.
Fiesta en la consciencia, no en las calles.
¡Fiesta en medio del emergente luto!

Démos este recuerdo como meditación al mundo.
Abran el olfato grande, intensamente.
Y que el más ciego entienda
y traiga su perro bueno y finalmente diga:
Saquen de sus pechos el grito:
¡No seremos cómplices ni burguesía reaccionaria!
No dejaré esta verdad a merced del artificio.
Seamos otra vez los revolucionarios.

3.

Y el ciego, en pie, reunió a la gente
que lo conoció y vino oírlo. A variadas multitudes,
cuanto pudo, las reunió en la plaza.
En realidad, él era La Voz,
no las pupilas. En realidad, era el olfato,
no las narices y, en realidad, tenía en sí
todos los tiempos, arcaicos y arquetípicos,
tiempos de la sabiduría; en adición al presente.

Con toda la memoria y fuerza de su verbo,
leyó en su corazón la Gran Promesa,
el juramento firmado en Filadelfia
y principios consagrados en la Carta de Derechos.

Y, en realidad él era más antiguo que Vermont y la Unión;
en realidad, él era más que un ciego en la América del Norte;
en realidad, él era la Voz y la Conciencia del Mundo…

4.

Porque su rostro envejeció y no respetaban
sus ojos, el Ciego salió de la penumbra.
Se presentó con el valor de su entera autopresencia.
Y alegó: «¡Aquí me tienen! Con coraje que desafía
las ausencias, con dolor que a las peñas conmueve.
¡Vean! ¡Es necesario que confronten las cuencas
de mis ojos; vean mi boca que, si tiembla es por ira!
¡Vean mis pupilas que, no viendo comprenden!
¡Estoy en rabia y desilusionado! ¡Pero estoy
a la voz con el futuro!».

«Si yo dijera lo que escuché
desde que en mi sector de células me vieron,
si yo acusara a los que en mi camino
me palparon y me desconocieron, si yo acusara
a los que me sacaron los ojos,
de seguro que ya, sin gozo, temblarían;
y yo, que he temblado a solas,
ya no tiemblo; no es la hora de temblar
si me queda La Voz, el Oído, el Tacto
y el Noble Olfato. A veces un poco de lujuria
que a mis ansiedades calme o satisfagan».

«He visto a muchos cobardes y traidores:
Basta que diga uno: Benedict Arnold
y supe, no por verlo que era él,
no sabría describirlo. Sólo consta su delito.

El me dijo: No voy a matarte. Eres un ciego de mierda
y vio mis gestos en vibración sutil, huyó tranquilo.
Habría querido verlo en el espectro después de lo que dijo
pues yo dejé la caverna de los mudos,
me quise dar lo que soy, en realidad, no las pupilas.

Yo soy La Voz, el olfato engrandecido
desde los tiempos de la sorda, fría caverna,
el rescoldo afótico de lo súbito, rumbo a ninguna parte
y, sin embargo, existo y cada vez más poderoso…
porque sueño, protejo, me apiado, me educo»…


5.

… aviva tu obra en medio de los tiempos;
en medio de los tiempos házla conocer;
en la ira acuérdate de la misericordia.
Habacuc: 3:2

«Estoy buscando un Parlamento bueno.
Un congreso que escuche, un pueblo santo.
Un amigo del Hombre. Y véme:
mi vestido está raído y mi vara
es mi único objeto de sustento.

Una bruja en carne y hueso me persigue.
Me ha cegado desde tiempos milenarios.
No puede matar el hombre que hay en mí.
También tendrían que enfrentarse
al ángel bravo de mi perro.
O a un hada iluminadora, pero horrible:
la realidad que sangra en los cruces de camino.

No pueden; pero me acosan y me roban
cuanto quieren. Voy a Providencia.
Sólo entonces me llevo mi mascota.
Esta vez daré mis razones en Rhode Island
porque allí, conocí a Roger Williams,
allí alabé su nombre, allí supe de sus méritos.

Muchos callan que existo y me vieron
y no me llamaron a su mundo… Yo desafié
el azar sin estructura y el eco de la mímesis …
Williams me dijo: «Eso es bueno».

Necesité otras solidaridades, datos acaso
de ajenos retos y me han abandonado,
siglo a siglo, me han dejado
con las manos vacías; aún más ignoto y solo…
por eso no me gustan los herméticos.

Y les odio, porque a mi soledad y desamparo
no han aportado nada, más aporta mi perro,
que ha sido fiel amigo, mi guardián…
¿Pero los demás para qué sirven, cínicos,
para qué, protagorianos, si en vano
en su justicia confío?

[Canto al hermetismo / frags.]

La segunda parte o final del poemario se titula «La sandalia», con una clara alusión a la Zapatilla de Cristal del cuento de Perrault.

Libro revolucionario, desmitificador y valiente, «Canto al hermetismo» se puede adquirir en las librerías de Río Piedras, entre ellas, La Tertulia o se puede puede pedir a los editores por correo electrónico: coleccion.maravilla@gmail.com

La publicadora, Colección Maravilla, tiene sus talleres en San Juan Puerto Rico.



Ver
Kool Tour Activa
Ver
Invocación
Ver
FORO DE ECO POEMAS
Foto
Cómo conocí la soledad

Y sucedió entonces que el engañador
se hizo hombre y me espió
en el borde de un abismo;
me había quitado la paz,
me puso el pie
en miserias del mundo,
me hizo caer en la trincha
de ultraje,
en estridencias de muchas heridas.

El inventó mi llanto y la desesperanza.
Humilló mi ser. Uñas de desesperanza clavó
con cicatrices. Borró lo más tenue
de los firmamentos.
Puso en el sol la humarada de tristeza;
se rodeó con triunfantes del escarnio;
me señaló con el dedo y dijo:
«Ese es el hombre!»

Ese es el hombre que dice que es libre.
Ese es el varón que dice que el amor existe.
Ese es el que asume que, en alguna orilla,
radica su abundancia, una cura
para cada mal
que aflije al mundo.

De la Vida da por nombre riqueza,
providencia, abundancia, socorro.
Pero nose sabe obtener nada.
Es un fracasado.

Y sucedió entonces que soltó una negación
que fue una carcajada. Se retorció
con la evidencia de compliccidad
de ladrones, asesinos, matricidas,
carniceros que besan los puñales
y se embriagan con sangre de inocentes.
Y me dijo: «¡Créelo!»

Yo que nunca había llorado
ni estuve de rodillas por un pan
que sea amor, por un vino que sea
un salmo de alegría,
y conocí la soledad de pronto,
se metió en mi boca en forma de quejido
y la comí con mis lágrimas.

3-12-2000 / De El hombre extendido

CARLOS LOPEZ DZUR
Ver
Mis libros y autores favoritos
Ver
A Dafnis, inventor de la poesía bucólica
Ver
Del escribir o no... / En días de enfermedad

Foto
Akâza o el sonido primordial

a María J. Beníquez Font (1926-1978)
Ella camina, camina y camina
¡a ver a dónde pisas, akâza!
muchacha danzarina por tus pasos
y oro puro, por tus dedos,
tacto del éter sonoro
y del aliento de Brahma.

Tienes hambre de sustancia primordial
y vas llorando... ¡Cleptómana divina!
De seguro que robarás vida que vibre,
¡anima mundi! de seguro, notas celestes
de la noche y cielos
y en jácaras de infinito plenilunio
esconderás tus botines, María Juana.

Un largo pentagrama es la escalera
y está tendida, a filo del abismo.
Emergió, según parece, del Sol
y halló tu piel de cisco
y tu cabeza hirsuta.

Y tú, difusa estás, entre colcheas
y glifos de días y horas, pausada
en gozo de tambores, latigada
por indiferencia de los necios
y envidia de los mentirosos.

Ellos, que gozaron filigranas
del concierto, elocuencias
de tu música y tu genio,
te cercenan, te recluyen
en tu olvido y tu desgracia.

¡Deténte, reposa un instante,
no camines, escucha, María Juana,
aquella niña del pasado,
aquella adolescente que esperaba
con amor, obsequiarse en melodía,
con dedos llenos de gracia!

Mírala, sin temor. No huyas.
¡Eres tú, sentada al piano,
tú en concierto y reverencia por Arezzo!
¡Mírate, Beníquez,
que a todos tienes encantados!
Beben del sagrado Soma del misterio,
leche oceánica y puránica, el discurso
de Dios que sale de tus dedos,
el amor negro que hay en el talle
de Catey de tu palmara y tus senos
de manso y violáceo ciclamen.

Maestra María Juana, tén cuidado,
¡a ver a dónde pisas, akâsa!
La clave Sol sofoca.
La mañana pidió su ritmo más salvaje.
Se alborota. Se conjura para darte
su último aplauso, clausura de fanfarrias.
.
En doloroso exceso, akasa tattva,
está que sangra el canto de la muerte
y una guitarra de Sandalio,
exquisitamente tallada por La Yegua,
ha parido un lamento de nostalgia
y una danza de Mislán cubre
con nubes de sus ojos la niña que yo veo,
tú, al lado de la maestra que educara
tu innato don, tu magia.
Ella te halló el piano viejo,
el primero que tuvíste y adivinó
que habría canciones en tus días.
¡María Juana, compositora,
alma musical y andariega del Pepino,
ten cuidado, que el dolor es paranoia
con sus tristes acentos
y blancas y negras notas en partituras
del arpegio ingrato!

¡Ay, caíste! el mundo es ya oscuro
y sordo y mudo y terco!
Ahora sí se silenció la tarde
y se fueron tus manos
por la oreja de los dioses
y el cuchillo que se cercena
lo sublimente audible
y lo inmanifestado.

Una vez más,
a orillas del sendero final,
el fin de la canción soñada,
te redescubre el viento,
el silfo de tus montes y te ama.

A mitad de la ruta que persigues,
a ver la mar te has ido
por el Puerto de la Aguada.

Partió de madrugado a San Germán
y la vieron caminando, caminando,
con la frente sudosa
y la tez de clazol
y de bagazo.

Por rumbos de terracería, barrios
cubiertos aún de niebla y cantíos,
se dirige a no sé dónde y parece que,
al caminar, vuelve y descansa.

Es la pianista negra, la maestra,
virtuosa que tuvo su pequeña banda.
Es tesoro sonoro de Pepino,
estrella en las covachas
del viejo Pueblo Nuevo.

Con Bethoveen y Mozart ella se cita
y va con manos que parecen alas
y sandalias, piano ilusorio de suspiros
y pena en Do Mayor y orquesta
con violines debajo de la falda.

Le quitaron el premio del Norte
que buscara, los sonidos del Shabda;
asaltaron el aplauso generoso del OM
que era suyo, más suyo que de nadie.
Le escondieron la alabanza,
la beca para el conservatorio.
Cerraron su escuelita y le dijeron:
aún no, esto no es tuyo,
no puedes tú ganar lo que es del blanco
y las damas de pelo fino y verdes ojos,
no necesitas la maestría, ni dar conciertos,
sino la banda aldeana, musiquera.
No busques el sonido del Madhyama
con los dedos oscuros del esclavo;
sé paciente, espera y calla,
María Juana.

Agosto 2004

Ver
INDEX

COMENTARIOS CRITICOS SOBRE EL POEMA: La maestra de música, pianista y compositora,
María Juana. Beníquez, murió víctima de una caída durante una de sus jornadas de
vagabundeo a pie y sufrió un problema de paranoia clínica y depresión aguda.

Shabda: en sánscrito, Anahata-zabda, voces y sonidos místicos que se oyen durante la meditación profunda; el sonido OM no es producido con contusiones. Los sonidos perceptibles al oído físico son llamados Madhyama; otras tres condiciones de gradaciones sonoras son percibidas por aquellos que han desarrollado sus más sublimes sentidos internos o espirituales. Los libros vedantinos describen el
Akâza-vani que, en sánscrito, significa «Voz o sonido que viene del cielo»; «una manifestación divina cuya revelación se efectúa por medio del sonido» ( P. Hoult); el Akâza-tattva es el éter sonorífero, sustancia viva primordial, o éter cósmico que penetra el sistema solar. El akâza / o también Akasha es el componente o ser primitivo o materia original de todos los cuerpos terrestres.
imagen
Ver
Mis aficiones
Ver
Mi curriculum
Ver
Mis enlaces
Ver
Enlazamiento de bitácoras amigas
imagen
Escríbeme o enlázame...
carloscald.lopez4@gmail.com