gigantes
GIGANTES Y CABEZUDOS

    El título hace referencia  a las figuras grotescas que se ven en determinadas fiestas populares de Aragón: gigantones y enanos de descomunales cabezotas dentro de las cuales desaparecen los portadores con excepción de sus piernas que parecen muy pequeñas en comparación. Estas figuras determinan el último cuadro que se desarrolla el día de la Virgen del Pilar.
    En esta obra culmina el regionalismo del género chico. El libro de Miguel Echegaray pinta unos aragoneses convencionales que toda España encontró gratos. También pinta costumbres zaragozanas, ya de los festejos patronales del Pilar, ya de las trifulcas, de las bravías vendedoras del mercado.
Por medio andan copia de tipos cómicos, como el marido de la verdulera dominado por ella, el de la enamorada firme hacia el novio que marchó soldado a Cuba y cuyo matrimonio o muerte le finje un sargento andaluz -otro regionalismo de contrastes- para casarse con ella. Al final, en plenas fiestas del Pilar, con gigantones, cabezudos y procesiones todo se arregla.
    Quizá la novedad de la obra es que en ella figuran ya repatriados derrotados en Cuba. Cantan un coro que fue popularísimo y aún se recuerda. Pero lo cierto es que esta estampa, arrancada de la realidad fue como si se entonase el requiem del chico.
    Se estrenó en el Teatro de la Zarzuela, el 28 de noviembre de 1898 y su éxito. La asociación de Echegaray y Fernández Caballero constituyó uno de los grandes puntales del género. El compositor trazó aquí una partitura muy brillosa, con muchos aires de jota, auténticas arias di bravura del género. El acento aragonés y la jota iba muy bien al patriotismo ingenuo y un tanto elemental de los tiempos que acabaron con el siglo.
    Lucrecia Arana encontró en la Pilar de la obra un papel en la medidad de sus facultades y de sus poderosos acentos graves. La frescura de inspiración, la vena melódica de Caballero se conjugaban con seguridad para saber lo que queria el público y lo que iba bien a cantantes y actores.

Coro de repatriados. 10,5´´

Por fin te miro,
Ebro famoso,
hoy es más ancho
y es más hermoso.

Coro de repatriados. 21,5´´

Por la patria te dejé,
¡ay de mí!,
y con ansia allí pensé
siempre en ti.
Y hoy ya loco de alegría,
¡ay, madre mía!,
me veo aquí.

Jota: Luchando, tercos y rudos. 39,5´´

Grandes para los reveses,
luchando tercos y rudos,
somos los aragoneses
gigantes y cabezudos.

Jota: luchando tercos y rudos. 8,5´´

Saltan los gigantes
y los cabezudos,
y ya, vuelto loco,
baila todo el mundo.


HISTORIA       AUTORES       LIBRETOS CON AUDICIONES       BIBLIOGRAFÍA      

MENÚ